El empresario en busca de la felicidad

Constantemente hablamos de cómo ser empresarios exitosos y productivos, pero poco reflexionamos acerca de qué tan felices somos al serlo y qué tanto disfrutamos y nos apasiona lo que hacemos.

De pronto, nos quedamos sin trabajo e iniciamos un emprendimiento, a lo mejor heredamos un negocio familiar u, otras veces, solamente nos tocó de rebote llegar a “poner un negocio” en el que sentimos que éramos buenos pero no estamos seguros si realmente era nuestro objetivo de vida.

En esta ocasión, quiero brindarte algunos datos importantes de reflexión que te ayudarán a cuestionar tu misión profesional y personal como empresario.

  • Ser empresario te hace feliz si de verdad quieres serlo. Lo primero que debes preguntarte a ti mismo es si de verdad quieres lidiar con todo lo que ser empresario involucra o más bien escogiste serlo como escape de algo más que conlleva otro tipo de obligaciones (lidiar con jefes, acatar horarios determinados, etc). Una solución para esto es volverte un proveedor del servicio que brindas sin necesidad de formar una empresa, tipo free-lance, simple y sencillamente por el placer de lo que hacer este trabajo te brinda.
  • La sociedad nos hace ser empresarios. Yo estudié en una universidad donde no ser empresario se veía mal o muy poco “cool”, me metieron el chip de serlo y aunque al principio de mi carrera profesional no lo fui, yo sabía que “tenía que terminar siéndolo” porque mi sistema y mi sociedad me lo pedían. ¡No te autoengañes si este no es tu camino y descubre por ti mismo si de verdad quieres serlo con todo lo que ello involucra!
  • Si te gusta mucho hacer algo, hazlo para alguien más. Esto va muy de la mano del primer punto y es algo que le pasó a un gran amigo: puso una agencia de organización de eventos porque amaba hacer esto, pero resulta que terminaba desgastado porque además del core business, nunca pensó que también tenía que lidiar con contrataciones, despidos, cobros con clientes, trámites con el SAT, y mucho más. Al cabo de unos años terminó cerrando, frustrado y con deudas. Michael Gerber, el escritor de El mito del emprendedor, recomienda que si solo te gusta hacer una cosa, lo hagas para alguien más pero no establezcas un negocio de esto ya que terminarás haciendo muchas cosas extras.

En próximas colaboraciones seguiremos hablando de esto y de algunas otras áreas de reflexión integral que, como empresarios, necesitamos detenernos a analizar de vez en cuando. ¡Espero te sirvan y hasta la próxima!

En Tok RP, prácticamente todas las cuentas que tenemos son administradas en esta red social debido a sus ventajas y a su constante crecimiento. ¡Así que ya sabes, no te quedes out y utiliza Instagram para vender más sin vender y sigue nuestros consejos en @tokrp!