México ¿país de oportunidades?: tips para emprender

Hoy en día la dinámica que la globalización le imprime a los mercados; la competencia, la necesidad de bajar costos y de ser rentables; genera en las empresas una mezcla explosiva que hace que el profesionista y el trabajador en general, se encuentren vulnerables ante situaciones de esta naturaleza.

A la par de esto, México es un país de grandes carencias, de serios problemas y preocupaciones; sin embargo, ni Donald Trump, ni la inflación ni mucho menos la incertidumbre financiera, son obstáculos para iniciar un negocio, pues aunque a diario nos enfrentamos al tabú de “lo difícil que es emprender en México”, cualquiera puede iniciarse en el ecosistema, bajo estos preceptos:

  1. ¡Ya no esperar! No esperar a que nos llegue el “agua al cuello” y nos veamos inmersos en una difícil situación como a la que muchos hemos tenido que enfrentar. Debemos ser visionarios, volvernos empresarios. ¡Tenemos que emprender y crear nuestros propios medios de subsistencia y prosperidad!
  2. Pensar que los problemas son una beta llena de oportunidades en la vida, ya que, México nos tiene a nosotros y nosotros podemos crear esa tierra que tanto anhelamos; sólo necesitamos informarnos, leer y voltear a nuestro alrededor porque todo está ahí. Está tierra nos da una enorme gama de posibilidades de tener éxito en lo que se emprenda.
  3. Mirar a nuestro alrededor con detenimiento y de esta forma, captar esas llamadas de auxilio de los consumidores y esos nichos de oportunidad que logran generar negocios. Identificar claramente esa necesidad en el mercado y aprovechar todas las oportunidades que hay en el entorno.
  4. Idear un producto o servicio que la satisfaga y establecer así, un plan de negocio para éste. Cuando uno busca el triunfo pensando en dar lo mejor de sí mismo y beneficiar a alguien más, las cosas llegan solas.
  5. Conocer e informarse acerca de los programas gubernamentales que fomentan el emprendimiento en el país; ya que es una idea equivocada; que necesitemos un gran capital para iniciar nuestro negocio.
  6. . Aprovechar los programas de apoyo tanto nacionales; como los “Centros México Emprende”, la “Asesoría Financiera Pyme” y el “Programa Nacional de Emprendedores” de la Secretaría de Economía (SE); como los internacionales que promueve la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre otros.
  7. Romper con grandes mitos como que, solo triunfan los negocios de tecnología y que se necesitan grandes campañas publicitarias, para darlos a conocer. Entre más especializado sea cualquier producto o servicio que se oferta, más sencillo es llegar a su nicho de mercado, lo cual puede hacerse a través de campañas digitales.
  8. Esperar ganancias en el mediano o largo plazo. Tan falso es que las ganancias serán inmediatas como que tardarán muchos años en llegar, aunque no existe una regla en cuanto a tiempo, será aproximadamente de 3 a 5 años en que éstas vean reflejadas.
  9. Tener fe en uno mismo, es cuestión de entrega, de pasión y gusto por hacer las cosas. Lo que puede marcar la diferencia entre ser pasivo o un protagonista de la historia; de nuestra propia historia porque el que quiere puede hacerlo; el que se aplica triunfa y adquiere una visión panorámica que sólo tienen los grandes buscadores de tesoros.
  10. ¡Coraje y ganas! ¡Persistencia y empeño! Palabras simples que pueden transformar todo: vidas, historias, ilusiones y sueños. Si algo me queda claro, es que una vez que se ha despertado al “león del emprendimiento” que todos llevamos dentro; en el poder de la creatividad, el empeño y el esfuerzo para lograr lo que queremos; nadie puede detenerlo.

Álvaro Vargas Briones es experto en Finanzas y Catedrático de Posgrado de la EBC Campus Ciudad de México

Imagen: