Venta en línea, la alternativa de las pymes para sobrevivir al Covid-19

Nueve de cada 10 pequeñas empresas que venden en Internet, también lo hacen en otros canales. Foto: Especial

El 2020 fue un año difícil para las empresas, sobre todo para las micro, pequeñas y medianas (pymes), las cuales vieron en la venta en línea un respiro para seguir manteniendo ingresos.

Según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), a raíz de la pandemia de Covid-19, seis de cada 10 pymes ya vende en Internet, lo que representa un aumento del 94% comparado con 2019, cuando sólo 20% de las pequeñas y medianas empresas vendía en e-commerce.

Una de las empresas que se vio obligada a vender en línea es Compugadget, compañía dedicada a la venta de artículos tecnológicos y de cómputo, que debido a las restricciones sanitarias tuvo que cerrar temporalmente sus sucursales y una de ellas, ubicada en un centro comercial, bajó su cortina definitivamente.

Fernanda Franco, fundadora de la empresa cuenta en entrevista para El Economista, que antes de la pandemia la sucursal ya tenía números bajos, pero con el Covid-19 las ventas no aumentaron; se intentó llegar a un acuerdo con la plaza pero no se logró y lo mejor fue cerrar.

Comenta que el stock de esa tienda se utilizó para empezar la venta en línea; sin embargo, no fue suficiente para darse abasto debido a que el home office incrementó la demanda.

“Nos volvimos esenciales porque ahora necesitaban audífonos, teclado, entre otros”, pero había que entregarlo casi en el momento por lo cual se tuvo que cambiar la logística e infraestructura de la página, incluso apoyarse de plataformas como Mercado Libre. Ahora, el e-commerce representa 90% de los ingresos.

Experiencia en e-commerce

Aunque la venta en línea fue una opción para continuar teniendo flujo de capital, las pymes se aventuraron sin tener los conocimientos necesarios, lo cual derivó en malas experiencias como la necesidad de devolver los productos o que no llegaran en el tiempo prometido.

“Al comienzo se registró el problema de falta de stock, lo que ya no debe ocurrir en la actualidad porque se toman las previsiones necesarias y se va produciendo de acuerdo a las tendencias”, señala Pierre-Claude Blaise, director general de la AMVO.

Según la asociación, siete de cada 10 compradores declaran estar satisfechos con sus compras por Internet.

Otros canales y la informalidad

De acuerdo con el estudio de venta online en pymes, nueve de cada 10 pequeñas empresas que venden en Internet, también lo hacen en otros canales, principalmente en redes sociales, que son el primer paso para tener presencia digital.

Facebook, un sitio web, Instagram y WhatsApp son los principales canales de venta de las pequeñas empresas; sin embargo, Amazon y Mercado Libre encabezan la lista de plataformas no propias debido a que la interfaz es amigable con smartphones y permite una mejor logística de entrega y pago en línea.

Las Carnes de la Gorda, restaurante de hamburguesas artesanales, recurrió a la venta por WhatsApp, Facebook e Instagram luego de que tuviera que cerrar el local para convertirse en un Dark kitchen. Algo similar pasó con Sandalias Caribeñas, que comercializaba a mayoreo y ahora 95% de la venta ocurre en plataformas como Amazon.

Toman fuerza las “nenis”

Esta tendencia de venta en redes sociales desencadenó la creación de las “nenis”; emprendedoras que se caracterizan por ofrecer sus productos en redes sociales (especialmente en grupos), entregar en diferentes puntos de la ciudad como el metro o centros comerciales, y especialmente por el trato que dan a sus clientes al usar términos como “neni”, “hermosa”, “linda”, entre otras palabras bonitas, que finalmente dan una buena experiencia al cliente.

Si bien este tipo de comercio se realiza desde hace años, ha sido durante la pandemia que han cobrado fuerza, tanto por el confinamiento como por la pérdida de empleos o reducción de salarios que se han dado en los últimos meses a causa del cierre de negocios.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, en el último trimestre del 2020 se registraron 29.6 millones de trabajadores informales, lo que equivale a más de la mitad (55%) de todos las personas ocupadas.

Para impulsar la formalidad y que más pymes crezcan en el e-commerce, la AMVO señala la necesidad de mayor capacitación de venta en línea, apoyo para pago de proveedores y logística para mejorar la distribución y negociaciones con instituciones bancarias o gubernamentales.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario