Urban Catering, tendencia en eventos de negocios

La tendencia es alimentos sencillos, con empacados ecológicos y que cuiden la salud. Foto: Especial

Lujosa cristalería y alimentos muy producidos y con nombres ostentosos eran elementos comunes en las comidas empresariales o congresos. Ahora la tendencia es alimentos sencillos, con empacados ecológicos y que cuiden la salud.

A este modelo se le conoce como Urban Catering, que implementa Hoteles Sheraton como servicio para los empresarios que requieren comidas, ya sea a nivel interno o al planear congresos.

En palabras de Cristina Pacheco, directora de Ventas y Mercadeo del Sheraton Mexico City Maria Isabel Hotel, al platicar con El Economista, el modelo tiene tres pilares: sostenibilidad, cocina urbana y wellness.

“Ya no hablamos sólo de responsabilidad social sino de rentabilidad, porque al final los productos son más rentables, reciclables y biodegradables”, indicó.

La idea es ofrecer alimentos empacados en cajas reciclables y biodegradables, así como los cubiertos y olvidar el plástico y volver al vidrio.

La preparación es más sencilla, sin tantos nombres raros con procesos menos ostentosos, enfocándose en productos frescos como carnes, pescados y verduras del día, al natural y con complementos que ayuden a tener una buena salud. También se incluyen infusiones y aromaterapia.

“Se dice que el intestino es el segundo cerebro del cuerpo y la alimentación influye en el estado anímico. Estudios han demostrado que la gente que come por años comida chatarra tiene mayores niveles de depresión. Nos preocupamos más por cuidar el cuerpo y la mente con la alimentación”, dijo.

Daniel Barragán, director de Alimentos y Bebidas del Sheraton, añadió que los alimentos son seleccionados con el más estricto control y con proveedores orgánicos, sobre todo locales, para garantizar la frescura.

“Se eligen de acuerdo a sus métodos de cultivo, si inyectan hormonas, no usan pesticidas, su cría es al natural, qué sistemas de riego usan y sus procesos en general. Lo hacemos para tener esa calidad que queremos dar a nuestros clientes”, indicó.

Elegir proveedores locales permite tener verduras, hortalizas y leguminosas frescas, así como pescados y carnes del día. Además, constantemente buscan nuevos como ahora, que están formando relaciones en las calles de Tacubaya.

Los especialistas indicaron que la lista de proveedores es muy extensa y aunque no detallaron el número, la razón de tener tantos es porque buscan al mejor de cada área y que pueda proveer al hotel sin problemas.

Cristina afirmó que este concepto se llevará a oficinas donde no hay cocinas y abundan las reuniones.“Se trata de llevar nuestra cocina a dónde lo necesite el cliente”.

Reveló que emprender en esto es rentable, ya que México es el lugar 53 de sede para congresos a nivel mundial, generando millones de pesos al año. Además, el cliente de congreso genera en promedio 30% más gastos que el de ocio.

De igual manera, la industria alimenticia es de primera necesidad.

Otra ventaja es que se adapta a las necesidades del cliente con menús personalizados y acorde a los espacios de las juntas. “Se trata de tener la libertad de seleccionar las diferentes comidas”, manifestó Daniel.

Cristina indicó que al ahorrar en personal, mantelería, transporte y todo lo que engrosa el costo, un menú personalizado puede ir desde 180 pesos por persona con comida de calidad y sana, bebidas y snacks. El ahorro final puede ser de 20% del precio del mercado.

Agosto es el mes de lanzamiento del modelo en México, ya presente en casi todos los hoteles de Marriot a nivel mundial.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario