Turbinas extraen plásticos de los ríos

Inty Gronneberg fue reconocido como uno de los innovadores menores de 35 años de Latinoamérica 2018. foto: cortesía

Cada año, 8 millones de toneladas de plástico ingresan a los océanos y, si la tendencia continúa, para el 2050 habrá más plástico que peces, de acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente.

Además, esta contaminación provoca la muerte de más de 1 millón de aves y de cerca de 100,000 mamíferos. Para detener esta problemática, el ecuatoriano Inty Gronneberg desarrolló una tecnología capaz de extraer el plástico de ríos y océanos.

La innovación es una turbina que puede instalarse en las embarcaciones y mientras realizan sus actividades normales se limpian los ríos.

Por este desarrollo, Inty Gronneberg, de 34 años, fue reconocido por el MIT Technology Review en español como uno de los Innovadores menores de 35 años de Latinoamérica 2018.

Inty cuenta en entrevista para El Economista que son tres regiones las que más contribuyen a la generación de plástico y contaminación de los ríos: la región de Asia es la numero uno, seguida de África y Latinoamérica, y que en conjunto contribuyen a 90% de desechos plásticos del planeta.

También detalló que el plástico en los ríos flota, por ello es más fácil extraerlo, pero cuando entra en contacto con el mar, “se combina con las sales, comienza a biodegradarse y se quiebra. Por ejemplo, cuando las botellas llegan a las áreas costeras comienzan a crearse micropartículas de plástico que afectan la vida marina”.

Las turbinas que comercializa por medio de la empresa Ichthion, con sede en Reino Unido y año y medio de creación, colectan 80 toneladas de plástico por día, 12 veces más eficaz que otros modelos. “La tecnología que le sigue puede colectar 7 toneladas al día”, expone el emprendedor.

A pesar de que en algunos países se separa la basura, existe una alta probabilidad de que el plástico termine en los ríos, el problema, precisa Inty, es “la falta de sistemas de reciclaje en economías en desarrollo, como en Asia, donde es difícil el manejo de desechos”.

Sin embargo, con la tecnología de Ichthion también se puede implementar sistemas de reciclaje en lugares donde no es financieramente posible. “Esta tecnología en un río serviría para suministrar una planta de reciclaje, haciendo viable su construcción en lugares donde ahora no las hay”.

Para extraer el plástico, es necesario colocar un filtro que detenga el material contaminante y después con ayuda de la turbina se termina de extraer. La tecnología cuenta con tres versiones: la primera es para ríos, donde “la idea es recolectar los plásticos que están en cuenca hidrográfica antes de que alcancen los ecosistemas marinos”.

La segunda opera en los océanos, donde se realiza un monitoreo de microplástico y la tercera se llama Ultramarin y trabaja en el océano profundo. “Ésta puede adaptarse a barcos de gran calado para que extraigan el material flotante en los océanos”.

Además, no requieren de energía eléctrica, funcionan con energía mecánica, es decir, con el movimiento del río o el mar.

La empresa obtiene ganancias por dos vías, la primera es del reciclaje del plástico que se recolecta y la segunda de la venta del equipo. “Las compañías que compran la tecnología pueden ofrecer un servicio para los gobiernos”, menciona Inty.

Ichthion cuenta con apoyo del gobierno británico, que ha invertido 800,000 dólares para pasar de prototipo a implementación; el objetivo es instalar lo en Latinoamérica.

La meta, a 10 años, indica Inty, es “evitar que 75% de los plásticos ingrese a los océanos, para lograrlo debemos empezar por los ríos”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario