Talento emprendedor, la clave para salvar los bosques

Foto: Especial

El sector forestal es una opción para emprender, pero pocas empresas y universidades han valorado esta oportunidad, que también es clave para la conservación de estos ecosistemas.

Las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indican que en México la superficie boscosa tuvo una recuperación de 5,000 kilómetros cuadrados entre 1985 y 2014;sin embargo, las selvas secas y húmedas han disminuido durante el mismo periodo, las primeras han perdido más de 33,000 kilómetros cuadros; la segunda, poco más de 29,000.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), “México ocupa uno de los primeros lugares en tasas de deforestación en el mundo”. El futuro no nos esperará, eso lo saben en la asociación civil Reforestamos México, la cual promueve la formación de talento emprendedor en recursos forestales para salvar las tierras.

“El talento es básico, nosotros queremos que los bosques puedan competir contra otros usos de suelo y la manera en la que podrán hacerlo es con talento emprendedor, necesitamos que haya personas que nos ayuden a que los bosques sean competitivos”, comenta Ernesto Herrera, presidente de Reforestamos México.

Los bosques pueden ser productivos y generar ganancias para las comunidades y las empresas sin necesidad de talarse, ésa es la apuesta de la organización.

La preservación forestal tiene que transitar de ser una responsabilidad social a una actividad productiva, asegura Herrera. Aunque México está “en pañales”, es importante visualizar los bosques como oportunidad de negocios, sin dañarlos.

Cuidar y producir, sí se puede

Por ejemplo, Ejido Verde es una empresa que financia la reforestación de bosques para extraer la resina y de ella procesar diversas sustancias que dan valor agregado a productos como refrescos.

“Hay muchos productos que tienen origen en la resina y este modelo empresarial es promover bajo un esquema de negocios plantaciones comerciales para producir resina. Lo bonito de esta historia es que el modelo que ellos utilizan es social, trabajan con ejidos y comunidades en Michoacán para reforestar tierras”, explica el activista.

Además, Reforestamos México ha identificado que para los egresados de carreras como ingeniería forestal o en restauración forestal la oferta de empleo es reducida, a esto hay que añadirle que para la mayoría de los estudiantes su plan profesional es emplearse en el gobierno.

Esta situación hace más urgente que en nuestro país se incremente la formación de talento emprendedor forestal. México tiene buena formación técnica, pero poca promoción de una cultura de emprendimiento para este sector, apunta Ernesto Herrera.

En términos estratégicos, es más práctico enseñarles a los estudiantes forestales a emprender porque tienen un amor por los bosques y en su mayoría, son hijos de ejidatarios o pertenecen a una comunidad en medio de un bosque, por lo que la vinculación con la sociedad es más sencilla.

Además, mostrarles a los empresarios los beneficios productivos de los bosques complementa la fórmula para cuidarlos, generar empleos y hacer negocios.

Reforestamos México creó el certamen Joven Emprendedor Forestal en 2014 para promover el emprendimiento forestal de jóvenes, en seis años, la organización ha trabajado con 65 universidades de Latinoamérica y ha capacitado a 6,000 estudiantes.

Los proyectos se dividen en 10 categorías:

  1. Alimentación
  2. Salud y Bienestar
  3. Energía
  4. Construcción
  5. Decoración
  6. Muebles
  7. Biodiversidad, restauración y conservación
  8. Tecnología
  9. Educación ambiental y ecoturismo
  10. Insumos para la producción agropecuaria

De 2014 a la fecha se han inscritos al certamen 472 proyectos, de los cuales 94 se concentran en Salud y Bienestar; 90 en Biodiversidad, Restauración y Conservación; otros 68 en Alimentación y 54 en decoración, estas cuatro categorías agrupan la mayoría de las iniciativas de emprendimiento forestal.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano