El T-MEC le abre las puertas de la economía digital a las pymes

Con el T-MEC, las pymes podrán hacer que sus productos que venden desde el e-commerce lleguen en poco tiempo.Foto: Shutterstock

El nuevo tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) le da oportunidades a las pequeñas y medianas empresas (pymes) en la economía digital, al incluir un capítulo de comercio digital.

“Nos está asentando las bases o el marco de los principios mínimos en los tres países para que la economía digital se detone, ahí se democratiza el comercio internacional y se hace más accesible para las pymes”, dijo en entrevista Sissi De La Peña, gerente de comercio digital y organismos internacionales de la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI).

Los más beneficiados, detalló De la Peña, son las pymes, que representan el 64% de las compañías y más del 70% del empleo en México, porque se les da acceso a productos digitales que antes eran solo para las grandes compañías.

“Estas empresas no sabían cómo anunciarse en el extranjero o los costos que implicaban, y si llegaban a tener un golpe de suerte y alguien les compraba, no sabían cómo distribuirlo; con el comercio digital esto está resuelto”, con el e-commerce y la logística, es decir las empresas de envíos.

Entre las nuevas disposiciones está el proteger los datos de las personas, no discriminación de productos digitales, firmas electrónicas, derechos aduaneros, mejorar el gobierno digital abierto y facilitar el acceso y uso de los datos gubernamentales públicos.

De la Peña recordó que en 2013 el comercio electrónico representaba 3% del Producto Interno Bruto y para 2018 fue del 5 por ciento.

Mercado global y profesionalización

El Covid-19 aceleró la digitalización de las pymes, 6 de cada 10 de estas empresas ya venden en línea, según un estudio realizado por la Asociación Mexicana de Ventas Online. Con la venta en línea y el T-MEC se abre el mercado internacional, el reto ahora es profesionalizarse, dijo Cédric Vialle, profesor de EGADE Business School.

“Las pymes tienen que profesionalizarse, la llegada de nuevos competidores extiende el potencial de mercado y la competitividad y ello va hacer que las pymes se profesionalicen más, principalmente en dos áreas: la experiencia del cliente y la infraestructura”.

En la atención al cliente las pymes tendrán que conocer las preferencias de los norteamericanos y en la infraestructura requerirán métodos para detectar fraudes, proteger los datos de los clientes y ofrecer logística.

Otro reto al que se enfrentan las pequeñas empresas es la competencia, porque así como las compañías mexicanas tienen acceso al mercado estadounidense, las compañías norteamericanas también acceden al mercado mexicano.

“La competencia es buena a largo plazo, pero a corto se va a requerir marketing de las pequeñas empresas, y ver qué se está haciendo, no sólo a nivel nacional, sino regional”, detalló Cédric.

Aduana y open data

El T-MEC excluye los derechos aduaneros a productos digitales exportados e importados y se eleva a 100 dólares el valor promedio con procedimientos de entrada mínimos, es decir, “los productos que cuesten menos de 100 dólares van a estar exentos de aranceles y a tener menos formalidades”, precisó Cédric

Además, las empresas que no saben de comercio exterior o no pueden pagar una agencia aduanera, ahora con una plataforma digital, les será más fácil porque las empresas de logística se encargarán del envío de productos.

La firma y la factura electrónica también aceleran los componentes en la aduana y facilitan que los productos lleguen rápido.

Asimismo, el uso de datos gubernamentales abiertos permitirá la construcción de un ecosistema de startups y servicios, porque ahora tendrán acceso a información de los tres países, lo que permitirá crear más innovación.

Sin embargo las habilidades digitales en México han sido carentes, dijo Isaac Lucatero, director Regional en el Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera del Tec de Monterrey, porque se requiere educación en el desarrollo de habilidades digitales, que permita crear capital humano certificado y con espíritu emprendedor.

“La digitalización es un reto, más allá de tener un carrito de compras, hay que tener procesos de transacción y organización atrás del negocio”, precisó.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario