Sunu quiere liderar mercado de tecnologías de asistencia

Foto: Especial

Luego de recaudar 25,000 dólares en Indigogo, Sunu, la empresa tapatía de tecnología asistencial, creadora del reloj inteligente para que gente con debilidad visual detecten objetos a su alrededor, entregará su primer lote de 500 piezas a las personas e instituciones que participaron en la campaña de crowdfunding en la plataforma española.

El desarrollo de este dispositivo ha creado mucha expectativa. “Tenemos varias instituciones interesadas –en el producto- de Estados unidos y otras fundaciones socialmente responsables que quieren hacer compras; en México se trata principalmente de asociaciones y escuelas, y en Europa son organizaciones del gobierno, que atienden el mismo nicho”, explica en entrevista Marco Trujillo, cofundador de Sunu.

En octubre pasado, el emprendedor recibió el reconocimiento como uno de los 10 innovadores mexicanos menores de 35 años, que otorga la MIT Technology Review. Un año antes, en 2014, la startup fue una de las ganadoras del MassChallenge, estos y otros eventos le ha dado una proyección mundial: Google arroja más de 10,000 resultados sobre Sunu en al menos cuatro idiomas.

La distinción del MIT “nos dio un periodo de mucha actividad en medios, y nos sirvió porque estábamos en la promoción de la compaña –en Indigogo- y logramos hacer que tuviera mayor proyección, obtuvimos 25,000 dólares”, relata.

Tecnología disruptiva

El dispositivo Sunu nació de la observación. Marco Trujillo y Cuauhtli Padilla, ambos ingenieros de Mecatrónica del Tec de Monterrey, estudiaron durante su estancia en una escuela para invidentes, cómo se movían en su entorno los niños con debilidad visual. El tropiezo con objetos les provocaba lesiones y poco a poco iban perdiendo la confianza.

Con esta experiencia, los ingenieros crearon una pulsera que emite ondas sonoras de alta frecuencia, que rebotan al tocar objetos hasta de dos centímetros, ubicados a una distancia de hasta cuatro metros. Un sensor registra las ondas y las traduce en vibraciones en la muñeca del portador.

El dispositivo evita colisiones con objetos, permite seguir a alguien, y en general escanear el entorno. Además, la tecnología es escalable, por lo que puede tener otras aplicaciones. La pulsera, cuya pila dura hasta una semana sin recarga, se coordina con el teléfono celular vía bluetooth y es un complemento para personas que usan bastón o perro guía.

A consideración de Marco Trujillo, la tecnología asistencial ha tenido un avance lento, sin embargo, el mercado crecerá 6.2% en el presente lustro, de acuerdo con datos de BCC Research, que proyecta para este año una derrama de 41,000 millones de dólares y de 58,000 millones para el 2020.

Una empresa líder

La formación académica de Marco Trujillo no incluyó clases de Ventas, pero el inversionista colombiano, Andrés Barreto, confió a este medio que cuando el emprendedor le presentó su proyecto lo hizo al ritmo de rap.

“No me preparé para vender un producto, de niño iba al tianguis con el dinero que me daban a regatear. Era sorprendente que sólo con hablar uno podía hacer dinero de alguna manera, es algo que siempre me parece fascinante y a lo largo de mi vida es algo con lo que he estado relacionado”, relata Trujillo.

A pesar de ello, la tecnología disruptiva no es fácil de vender, reconoce el emprendedor.

“Los recursos que tenemos como emprendedores para defender el valor del negocio son muy limitados, los negocios tradiciones tienen más recursos, porque es más fácil estimar la rentabilidad y los indicadores financieros. Para conseguir inversión e introducir el producto al mercado es más complicado, porque tienes que hacerte de las personas que sean verdaderos creyentes de la marca y cuando las disrupciones funcionan, los resultados son muy grandes”, indica.

Los otros socios fundadores de Sunu son: Fabiola Suárez, Cuauhtli Padilla y Fernando Albertorio. La empresa fabrica y ensambla la pulsera con aliados en Guadalajara y Querétaro. Tiene seis empleados y aún tiene mucho camino por recorrer, reconoce Trujillo, quien sin embargo sabe dónde estará Sunu en los próximos cinco años:

“Queremos ser líderes dentro del mercado de tecnologías de asistencia. Creemos que tenemos una gran oportunidad de cambiar el juego de este mercado y no sólo brindando productos para la ceguera, sino otros para diferentes capacidades”, aspira el emprendedor.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario