La startup que te ayuda a crear lazos con tus clientes

La idea se forjó en un bar de Argentina. Foto: Elizabeth Meza

Globant desarrolla software que conecta emocionalmente a consumidores con compañías.

Algunas empresas comienzan en el garaje, pero otras lo hacen en un bar, tal es el caso de Globant, empresa que desarrolla software para conectar emocionalmente a consumidores con compañías.

Durante una charla de cuatro amigos y con una inversión de 5,000 dólares, surgió la empresa, que ahora es considerada un unicornio de Argentina. En ese entonces —en el 2003— las startups latinoamericanas no figuraban en el panorama internacional y la gran parte de la tecnología que llegaba a la región era de otros continentes, por ello Guibert Englebienne y sus amigos decidieron apostar por crear una empresa latinoamericana, basada en tecnología, que mirara a subsistir más de 100 años.

“Al hacerlo pensamos no en nuestros mercados, sino en una compañía mirando a los países de alto crecimiento”, dice Guibert durante su visita a México para conocer las nuevas instalaciones de Globant en la Ciudad de México, las segundas oficinas de la empresa en el país; la primera se ubica en Guadalajara.
“Vimos que el talento que teníamos en Latinoamérica no era segundo a ninguno y que podíamos salir a competir igual a igual a escala global”, dijo el cofundador y CTO.

Generador de emociones

Aunque la idea era ofrecer tecnología a las compañías, estas fueron las que definieron el rumbo, porque en lugar de solicitar la reducción de costos, pedían conectar emocionalmente con millones de consumidores.

“Decidimos especializarnos en lograr una conexión emocional muy fuerte a través de la tecnología entre una marca y sus consumidores, pero al mismo tiempo nos dimos cuenta de que éste era un juego donde la innovación, el diseño y la tecnología se encontraban (…) Nuestras marcas le hablan al cliente a través de la experiencia que le brinda, si esa experiencia es buena, uno asume que está siendo cuidado por la marca”.

Guibert comentó que por mucho tiempo fueron el secreto mejor guardado de los líderes de Silicon Valley, pero ahora decidieron ofrecer sus servicios para todo tipo de empresa.

La compañía no sólo hace conexiones emocionales con los clientes, también lazos con los empleados.

“Trabajamos en desarrollar software, no solamente que conecte emocionalmente sino también en el cambio cultural, en la estrategia para poder ser exitosos en un mundo muy competitivo y en toda la transformación que tiene que ver con la adopción de inteligencia artificial”.

El primer cliente de Globant, y con el que aún trabaja es Google, después se sumaron Southwest Airlines EA, Disney, BBVA, entre otros.

Con el uso de la inteligencia artificial y desarrollo de software han creado herramientas personalizadas. Por ejemplo, Disney World, con el que trabajan desde hace 10 años, crearon una aplicación que permite pedir la comida y que cuando llegues al restaurante te reciban con la comida ya lista, o reservar la hora para subir a un juego, en lugar de formarse horas, incluso se creó una pulsera con la que con sólo aproximarla a un artículo se realiza la compra. “Es, tal vez, el caso más llamativo de una transformación digital”.

También han creado la transformación financiera de bancos y del sector público, como la policía metropolitana de Londres, o el desarrollo la FIFA con Electronic Arts.

Precisó que es necesario crear experiencias sin fricciones; es decir, experiencias que lucen naturales, qué te sorprenden y que resuelven en el momento el problema.

“Uno no tiene que ver la transformación como una cosa discreta, estábamos muy acostumbrados a pensar en la tecnología como algo que uno pensaba, planeaba, diseñaba, construía y luego mantenía hasta que en algún momento eso desaparecía (…) ya la transformación no es sobre hacer digital, sino sobre ser digital y entender que humanos y tecnología somos uno, y nos permite estar continuamente mejorando nuestro negocio”.


Salida a bolsa

En el 2014 la empresa salió a la Bolsa de Nueva York y, a pesar de ser un reto, no significó un cambio exponencial, porque desde el inicio se buscó ser una empresa sana. “Eso ha hecho, que de alguna manera, sin saberlo, nosotros corríamos la compañía como si hubiese sido pública desde el día uno. Yo recuerdo una charla en el bar cuando uno de nuestros socios decía: ‘Este año vamos a facturar medio millón de dólares’, yo miraba para atrás y decía: ‘¿cómo lo saben?’. En realidad lo que estábamos inaugurando era una cultura de fijarnos metas y no discutir, nos obsesionamos por el crecimiento, pero al mismo tiempo le damos muchísimo lugar a que vos tengas mucha autonomía”.

Hace cinco años, la compañía abrió oficinas en México, aterrizando en Guadalajara, ahora abre las puertas en la Ciudad de México, con unas oficinas de espacios abiertos, colaborativos, comedor, sala de música y videojuegos. La plantilla laboral suma 1,300 en el país, de distintas nacionalidades. “Definitivamente es un mercado donde vamos apostar muchísimo”, finalizó Guibert.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario