Sólo 21% de las empresas mexicanas obtuvo financiamiento en el 2018

Foto: Especial

En México, apenas 21% de las empresas, con seis o más personas empleadas, tuvo acceso al financiamiento durante el 2018, la mayoría otorgado por la banca comercial y proveedores. Mientras que en el 2017, alrededor de 76% de las organizaciones no solicitó un financiamiento, principalmente, por los costos del préstamo y por los trámites que tienen que realizar para acceder al crédito.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (Enafin) 2018, la cual describe las necesidades, fuentes, condiciones y uso del financiamiento de las empresas en México.

Durante la presentación del documento, Julio Santaella, titular del Inegi, dijo que una de cada cinco empresas (o 21% de ellas) cuenta con un financiamiento. Del total, 38% es para empresas grandes; 43% para medianas, que reportan tener un mayor grado de financiamiento; 26% para las pequeñas y 14.5% se destinó a las microempresas.

De acuerdo con lo reflejado en la encuesta, la banca comercial es el principal proveedor de financiamiento de las empresas, pues 75% de las organizaciones encuestadas indicó tener un préstamo de esta fuente, mientras que el resto fue con proveedores, 30.4%; familiares o amigos con 11.7%; instituciones no bancarias con 7.4%, y otros con 5.4 por ciento.

Según la encuesta, 27.8% de las empresas indicó que no contar con un historial crediticio fue el principal motivo por el que se les rechazó acceder a un financiamiento, mientras que 20.9% no pudo comprobar ingresos o no contaba con la garantía o aval para obtener un préstamo.

Para Santaella, estas cifras indican una falla de la inclusión financiera del país, pues no contar con un historial crediticio es un problema que se refleja más en las microempresas. “Esto nos habla de trampas de permanencia de falta de inclusión financiera, donde si no hay una historia crediticia previa es difícil que (las organizaciones) salgan este círculo vicioso (de falta de financiamiento)”, comentó.

Detienen crecimiento

El documento, que concentra datos tanto del 2017 como del 2018, indica que la situación económica del país, así como sus niveles de inseguridad y criminalidad son los principales factores que impiden el crecimiento de las empresas, mientras que la falta de financiamiento, así como el costo del mismo se ubicaron en quinto y séptimo lugar, respectivamente.

“Hablamos de datos donde vemos que las grandes empresas tienen acceso muy claro de financiamiento, pero vemos un gran potencial en las pequeñas y microempresas; sin embargo, no es porque no quieran, es porque a veces no tienen los elementos suficientes para poder acceder al crédito”, detalló Julio Carranza Bolivar, vicepresidente del Grupo A de la Asociación de Bancos de México.

Según Fernando Padilla Ezeta, presidente de la Asociación Financiera Mexicana de Sociedades Objeto Múltiple, los trámites que tienen que hacer las empresas son considerados una barrera para acceder a un crédito, a veces a los empresarios no les gusta estar tan expuestos ante un tercero, como puede ser una institución financiera, para acceder a su información.

“Los empresarios tienen miedo a ser demasiados vistos (...) hay un sentimiento, no sé si sea con fundamento del empresario mexicano por miedo a ser demasiado transparente. Por eso el uso de efectivo a nivel empresarial es tan alto”, detalló Padilla Ezeta.

Para José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, estas cifras reflejan un área de oportunidad para poder crear políticas más allá del sistema financiero, por ejemplo, para atacar la informalidad, donde se encuentra la mayoría de las 5 millones de unidades económicas del país.

“Estamos viendo, con el estudio, el resultado de la inequidad y ése es el país (...) Tenemos que preguntarnos si lo que estamos viendo es cómo incluimos a lo que no está, que es la mayoría. El sistema financiero por sí solo no va a tener la capacidad de inclusión, porque se necesita política pública y económica adecuada”, detalló De la Cruz.

En su intervención, Gabriela Zapata, consultora en temas financieros, indicó que la tecnología está cerrando brechas en este aspecto, aunque todavía no se notan grandes cambios, ya hay esfuerzos importantes, por lo que la innovación del sector financiero será clave para incrementar el financiamiento a las empresas.

Cuenta con solidez y solvencia

Sistema financiero debe tener visión de desarrollo y crecimiento: CNBV
La estabilidad del sistema financiero es y será una prioridad para la labor de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); sin embargo, esta autoridad financiera también debe impulsar que los diferentes actores financieros tengan un objetivo de crecimiento y desarrollo económico, pues el reto de la inclusión financiera en diferentes sectores es mayor, indicó Adalberto Palma Gómez, presidente de este órgano regulador.

Palma Gómez comentó que la regulación financiera que se ha aplicado en los últimos años tiene la finalidad de mantener la estabilidad del sistema financiero en épocas de crisis.

El funcionario indicó que los resultados de la Enafin 2018, donde la CNBV colaboró para su elaboración, muestran que todavía hay una oportunidad para que el sistema financiero impulse el desarrollo económico, con mayor crédito hacia las empresas.

“Las condiciones que surgen de esta encuesta nos demuestran que el crecimiento y desarrollo, sobretodo el bienestar e inclusión, deberían de estar enfrente (del sistema financiero). Nos hemos dado a la tarea en la CNBV de analizar la arquitectura del sistema financiero, con la visión de crecimiento y desarrollo como objetivo, no la solidez ni la solvencia, pues esos ya están”.

Comentó que la encuesta señala varias áreas de oportunidad que se pueden trabajar, vía políticas públicas, por ejemplo, que las mujeres tengan una mayor participación de acceso al financiamiento.

Asimismo, acotó que la encuesta presenta áreas de oportunidad para reforzar la educación financiera en el país, pues muchas de las empresas encuestadas indicaron desconocer los diversos mecanismos de financiamiento que existen en el sistema financiero formal.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fernando Gutiérrez / El Economista