Lanzan nuevo dispositivo de pagos móviles

Foto: Especial

Señor Pago permitirá hacer cargos a tarjetas de crédito y débito

Empresarios mexicanos lanzaron al mercado un dispositivo de pagos móviles llamado Señor Pago, que permite hacer cargos directos a tarjetas de crédito y de débito.

El proyecto de los mexicanos que en breve podría estar operando en la Corporación Mexicana de Restaurantes (CMR), competirá con las terminales punto de venta que ofrece la banca comercial.

Santander, a finales de junio, de la mano de iZettle, lanzó un servicio para que las personas puedan pagar sus cuentas a través de sus dispositivos móviles.

Los dispositivos, que son del tamaño de una caja de cerillos, dijo Antonio Flores, cofundador de Señor Pago, pueden ser utilizados en tabletas o teléfonos inteligentes para pagar cuentas de cualquier persona a través de un plástico de crédito o débito bancario.

Pablo González, otro de los socios de la empresa, destacó que cualquier persona o establecimiento puede recibir los pagos utilizando su dispositivo móvil, que se trata de la primera empresa que lanza el producto y que es una compañía 100% mexicana.

Informaron que están en busca de una asociación con alguna institución financiera que opere en el país, ya que reconocen que actualmente se trabaja en el mercado para poner a disposición del público cuatro o cinco plataformas más de pagos móviles.

Diferencia con la TPV

Las terminales punto de venta (TPV) que coloca la banca en pequeños comercios tienen un precio de entre 500 y 700 dólares, mientras que los nuevos dispositivos, como el de Señor Pago, tienen un costo de 600 pesos.

La mecánica para utilizar ese nuevo dispositivo, del que los empresarios buscan colocar 1,000 unidades por mes, es que se adquiere el mecanismo, se da de alta en la página, el cobro lo validan o MasterCard o Visa, que procesan la autorización bancaria, y el dinero es depositado en la cuenta del cliente.

Los emprendedores indicaron que este mecanismo podrá permear en la bancarización de la gente y la mayor utilización de medios de pago alternativos al efectivo entre empresarios, como dentistas, abogados, o cualquier persona que tenga una tarjeta de crédito o débito.

[email protected]

CRÉDITO: 
Eduardo Huerta, El Economista