El sector de cuidado personal se mantiene ante Covid-19

Aumenta la venta de jabones, toallas sanitizantes, geles, artículos de cuidado del hogar y corporal. Foto: Shutterstock

El sector de cuidado personal no deja de crecer y que a pesar de crisis como la pandemia del Covid-19, se sigue manteniendo, por los artículos de primera necesidad.

En entrevista con El Economista, María Sánchez, directora senior de Comercio y Publicidad de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (Canipec) indica que, aunque puede parecer un panorama de incertidumbre, el sector en México se mantiene, ya que aunque unas cosas dejan de comprarse, como maquillaje, otras han aumentado como los jabones, toallas sanitizantes, geles, artículos de cuidado del hogar y corporal, entre otros.

“Lo único es evitar las compras de pánico. Muchos productos tienen ­desabasto, porque se compran por pánico”, señala.

El maquillaje es uno de los que más afectados, ya que China es uno de los principales distribuidores y exportadores a nivel mundial.

Datos de Kantar indican que desde la aparición del virus, lo más afectado de ventas en China son las bebidas alcohólicas (57%), cosméticos (56%) y ropa (67 por ciento).

Estimaciones de Statista, antes de la pandemia, indicaban este año que la industria de cuidado personal y cosmético valdría más de 65,300 millones de dólares, cifra que para el 2021 llegaría a los 75,000 millones.

Tan sólo en México, la Canipec estima que hasta el 2018, se tenía un valor de la industria de 187,776.3 millones de pesos con una estimación de crecimiento a 198.042 millones de pesos.

Esto permite que el país sea el tercer mayor productor de cosméticos, sólo superado por Brasil y Estados Unidos, con una exportación a más de 100 países, la mayoría en Latinoamérica y Estados Unidos.

Muchos de los productores pertenecen a empresas pequeñas y medianas, creadas por talento mexicano, que cada vez más muestra propuestas innovadoras y en tendencia, como el uso de ingredientes naturales y orgánicos, prácticas sustentables y con productos de calidad. Datos de Accenture, revelan que 83% de compradores mexicanos afirmó que actualmente está comprando productos más amigables con el medio ambiente que hace cinco años, y 95% refirió que esperan comprar más en los próximos cinco años.

“Desde mi punto de vista, porque no hay datos oficiales, el crecimiento de marcas mexicanas se mantiene, así como el interés en el sector y las tendencias más vistas son las de artículos orgánicos y sustentables”, aseguró en entrevista con El Economista, Rosa María Sánchez, directora senior de Comercio y Publicidad de la Canipec.

Explicó que la penetración de las marcas mexicanas al mercado sigue siendo pequeña, pero están utilizando otras vías como redes sociales. Facebook e Instagram, son las más populares para tener presencia y hacer ventas, según la Asociación de internet.mx.

Lo barato sale caro

Sánchez indicó que uno de los principales problemas del sector es la piratería, lo cual representa pérdidas, en promedio, de 914 millones de dólares, lo que pone en riesgo a la industria y a los clientes, quienes al buscar ahorrar dinero, pueden dañar su salud.

Lo más vendido en el sector informal son el maquillaje, fragancias y productos capilares, y recientemente, el gel antibacterial que está teniendo mayor presencia a costos bajos.

“Tienen múltiples efectos negativos en la salud. No tienen regulaciones, son rellenados con ingredientes inadecuados o con malas concentraciones”.

Otro problema es que muchos productos surgen porque se realizan en casa, sin los conocimientos necesarios, mezclando así diversos ingredientes que parecen inofensivos, pero que en la combinación pueden ser tóxicos.

“No porque algo parezca natural es bueno, muchos ingredientes son malos para la salud”.

Por ello, al elegir un producto hay que asegurarse de que cumpla con aprobaciones como la Cofepris, en algunos casos la administración de medicamentos y alimentos de Estados Unidos (FDA), certificaciones de productos orgánicos (si lo amerita) y normas de regulación nacionales.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario