SDP Noticias, haciendo de la polémica un buen negocio

Foto EE: Fernando Villa del Ángel

¿Qué haces con un sitio que recibe más de 7.4 millones de usuarios únicos al mes? ¡Pides una entrevista con el Presidente de la República!

En septiembre del 2015, Federico Arreola, director general de SDP Noticias platicó con el presidente Enrique Peña Nieto sobre su salud, los 20,000 memes que hay de él en las redes sociales y su relación con Andrés Manuel López Obrador.

El SP es un portal informativo, pero es sobre todo una empresa de tecnología. En una era en que los medios tradicionales aún buscan que sus sitios contribuyan a pagar las nóminas, en el SDP los programadores son los alquimistas que posibilitan crear nuevas vertientes de negocio. La polémica y el debate son la miel que atrae a millones de usuarios, y junto con estos han llegado los anunciantes.

Compartir la clave del éxito del SDP Noticias no es problema su director adjunto, Federico Arreola García. Él es hijo del controvertido periodista y empresario regiomontano del mismo nombre.

“Éste es un juego difícil, porque nadie se atreve hacer lo que nosotros, ya quiero ver que la siguiente vez que Peña Nieto se equivoque pongan los memes y las burla…”, indica en entrevista.

La otra parte de la ecuación, la más significativa, es la tecnológica: “Los programadores no pueden estar en otro lado que no sea la redacción”, asevera. Estos trabajan al lado en los redactores, saben cuáles son sus necesidades y peticiones, forman parte del debate lo que facilita la comunicación.

En 2004, Víctor Hernández creó el blog senderodelpeje.com para exponer opiniones sobre el desafuero de López Obrador, entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal. Algunas mediciones ubicaron al sitio como uno de los más visitados del país. En 2007, Federico Arreola padre lo compra y dos años más tarde lo convierte en el SDPNoticias.com, fue cuando se incorporó su hijo. El auge de los dispositivos móviles disparó las visitas al sitio, que por lo menos desde 2014 se hace sombra a El Universal en el ranking de ComScore.

También lo fueron las redes sociales. En lugar de batallar con el posicionamiento del sitio en buscadores, el SDP se volcó al novedoso microblog Twitter:

“Se me ocurrió usarlo como fuente y generar algo ahí. Mi papá abrió su cuenta y se volvió un tuitero muy polémico, su cuenta tal vez fue la primera verificada del país. Pronto nos voltearon a ver y fue una cosa muy virtuosa para el SDP”.

Como negocio, el portal informativo visitó el Valle de la Muerte: “Había gente –anunciantes- que nada más te citaba para insultarte y todo era un debate sobre El Peje o sobre la izquierda. Un día, a un vendedor lo citó una agencia sólo para decirle que nunca iba a recibir un anuncio de ella. Yo he pasado por eso, las agencias nunca nos han querido”, asegura el comunicador.

Los primeros años de su gestión, Arreola hijo daba asesorías sobre posicionamiento web para ayudar a pagar la pequeña nómina del SDP. Cuando el algoritmo se impuso en Internet las cosas cambiaron, siendo uno de los portales más vistos en la web, los anunciantes comenzaron a llegar.

“Internet se basa en anuncios programáticos, hay empresas de tecnología que venden un código y éste optimiza qué anuncios te mandan. Los clientes piden con sus anuncios rendimiento, que salga barato y que lo vea mucha gente, y eso le viene muy bien al SDP…Muchas de estas empresas se nos han acercado y nos meten anuncios, pero luego llegan otras y mejoran lo que nos paga la primera y nos cambiamos. Así hemos hecho ‘subastitas’ con ocho empresas y va subiendo cañón”.

Además de estos anuncios, el SDP cuenta con publicidad de políticos, gobiernos federal y estatales, y dependencias gubernamentales, entre otros.
“En estos momentos, el SDP es la única empresa de este sector que es cash flow positive, con un punto de equilibrio superado”, sostiene Arreola García quien, junto con su papá, administran el talento de 42 personas.

La tecnología y la gestión

Por su experiencia laboral en medios de comunicación españoles, Federico Arreola sabía que, antes de ser un portal informativo, el SDP Noticias debía ser una empresa de tecnología, con una disponibilidad total e inmediata para el lector.

“La programación es el centro del SDP, todos los desarrollos los hacemos nosotros, desde el sistema de información y los servidores. Nos centrarnos en la tecnología, porque sin ella por más que comuniques lo mejor y tengas el debate, si las personas no pueden entrar, no sirve de nada. El reporte del último semestre mostró que 99.99% del tiempo el SDP estuvo sin fallas... Creo firmemente que en este tipo de negocios no puede subcontratar la tecnología”, expresa Arreola.

A diferencia de otras empresas de información, el SDP carece de una aplicación móvil: “No me gustan las apps, no creo en ellas”, sostiene el director adjunto, quien asegura que hizo varias pruebas hasta convencerse de que ese no era el camino del portal.

En el plano editorial, no hay temor a equivocarse: “No tenemos comité editorial, ni controles (las decisiones se toman por Whatsapp), preferimos ajustar la nota y corregirla, que no publicarla inmediatamente, es información en tiempo real, no hay verdades universales… No tenemos reuniones -de trabajo- porque los programadores están en la redacción. Mi idea es que haya un programador por sección, ayudándoles a hacer cosas… Somos una empresa de tecnología y estamos bastante robustos”, expone.

Y abunda: “somos una empresa de comunicación, pero también una de tecnología, para informar diferente se nos ocurrió hacer un videojuego político que han descargado 250,000 personas y al que cada vez agregamos nuevos jugadores. No lo quiero monetizar, sino que la gente se informe por ese medio y es para aumentar las visitas al sitio, no tiene anuncios y la experiencia es muy limpia”.

El siguiente videojuego, adelanta, estará basado en la sección de Pitorreo del SDP, en la que el usuario podrá hacer memes e integrarlas a la sección.

Como hijo de periodista, Federico Arreola García vivió de cerca la producción del periódico, pero como su papá, estudio Economía. Creó sin éxito una empresa basada en la teoría de juegos, que pudo reducir la corrupción en licitaciones públicas y privadas. Luego de esto, migró a España a estudiar una maestría en administración de negocios y a trabajar en el diario Público en el área financiera, en la que conoció el alto costo de mantener un medio impreso.

“Operar un periódico es carísimo: hacerlo, imprimirlo, distribuirlo y recogerlo. En España, los fines de semana se acostumbra que todos los periódicos regalan cosas, películas por ejemplo, entonces hay que comprar los derechos, imprimir las copias… con cada ejemplar que se vendía perdíamos dinero”.

El directivo de 32 años se declara un tipo competitivo, que gusta de navegar por sitios para analizar conocer fortalezas y debilidades de su programación y diseño, y extraer de ahí algunas ideas que pueda adaptar al SDP. No lee currículum de sus candidatos, y lo único que busca en un nuevo colaborador es una chispa de creatividad y que sepan comunicar. Hasta el momento en su nómina “no hay graduados de las escuelas de periodismo”.

A pesar de ser economista, Arreola es también un incrédulo del plan de negocios: “No me gusta, se me hace la cosa más tonta del mundo. En papel todo es bien padre, pero en la práctica todo es muy difícil y nada se cumple. En el SDP la regla era cuánto ganamos, costos por debajo de eso y maximízalo tanto como puedas”.

“Si quieres vender paletas, ponte a hacerlas y vende las más que puedas, los costos siempre deben de estar lo más bajo que puedan. No tardes tres meses en hacer un business plan para decirme cómo vas a hacer para venderlas y cinco más para vender 600 paletas. No puedes comenzar así”, recomienda a los emprendedores.

Ahora, con mayor liquidez, puede pagar buenos sueldos y prestaciones, pero no esconde sus temores: Siempre tengo miedo de crecer mucho. Ahorita estamos bien, pero no sabes qué va a pasar mañana, eso me preocupa un montón.

Un modelo para pocos

Sobre por qué fallan los modelos de negocios de los medios digitales y los tradicionales, Arreola García expone su punto de vista: “Porque no se atreven a hacer nada. Es muy difícil que alguien decida en cinco minutos lo que nosotros hacemos. Si alguien muere o arrestan a un gobernador en dos o tres whatsapps ya tenemos la línea definida y qué vamos a hacer, operamos rapidísimo y en una empresa tradicional, el internet se les va en la ola”.

Y ejemplifica: “Cuando se fugó El Chapo, un redactor subió la nota a las 2 de la mañana, mientras estaba en un bar (el administrador del sitio también es responsivo, es decir, que se adapta a móviles) y me envió un mensaje a mí y a su jefa. Levanté a todos y cuando amaneció ya teníamos como 15 notas sobre la fuga, reacciones en Twitter, memes, videos, y todo porque un chavo subió la nota mientras estaba en la fiesta. Ésa es la clase de libertad que tenemos en el SDP”.

Sobre las críticas de que violan derechos de autor, el comunicador sostiene que contratan toda clase de servicios de agencias informativas nacionales e internacionales.

“Muchos medios dicen que el SDP lucra con la información, que subimos sus notas y tenemos 10 veces más visitas que ellos, pero nosotros citamos todo y ponemos link a la noticia original. No estamos haciendo nada indebido, ni ilegal, todo el mundo lo hace”.

Arreola García considera, finalmente, que las empresas valen por las visitas que tiene en su sitio, y esa base de usuarios abre la puerta a múltiples modelos de negocios.

“Podría abrir una sección para encontrar pareja. Gracias a los usuarios que tengo -más de 7.4 millones- la comunicación y la tecnología que tenemos, podemos hacer cualquier tipo de desarrollo. Un sitio se puede evaluar por el potencial que tiene monetizar a esos usuarios”.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario