Rodará electrobici mexicana e "inteligente"

Foto EE: Gabriela Esquivel

En México, los ciudadanos de las grandes urbes han adoptado la bicicleta como un medio ecológico de movilidad, por lo que cada año se comercializan en el país tres millones de unidades, la mayoría importadas de china. En el país existen una docena de fabricantes mexicanos, pero ninguno de ellos produce bicicletas eléctricas, Rafael Garayoa Guajardo quiere cambiar eso.

El ingeniero egresado del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Tecnológica de Eidhoven, indicó en entrevista que formó una alianza con el fabricante mexicano de bicicletas Magistroni para producir la primera electrobici nacional, que contará con sistema inteligente para medir el impacto por su uso.

Rafael Garayoa, quien es director general de Imaatech, una empresa investigación y desarrollo tecnológicos con sede en el Technopolis del IPN, afirma que el primer pedido de 1,000 unidades estará listo en noviembre próximo para la venta al público.

“Magistroni hace el cuadro y nosotros desarrollamos y les vendemos el tren de potencia, que será el primero creado en América Latina. Va a ser la primera bicicleta eléctrica hecha en México que salga al mercado. Ningún fabricante nacional ha capitalizado este segmento porque no tienen la tecnología para integrarla. Nosotros nos aliamos con Magistroni para ampliar su oferta de valor”, expone Garayoa Guajardo.

La bicicleta, explica, es una propuesta tecnológica que cumple con estándares europeos, por lo que puede ser vendida en Europa. Su precio estimado será de 22,000 pesos.

“Esto es lo que el Inadem llama ‘doble impacto’: metemos un producto a competir en el mercado de bicicletas eléctricas, el valor agregado de la nuestra es que le añadimos el bluetooth para que se sincronice con el celular”.

Esos datos se envían a una plataforma en línea, en la que el usuario puede ver cómo el uso que hace de la bicicleta, los kilómetros que recorre, contribuyen a la transformación de la movilidad en la ciudad.

Imaatech también genera sistemas embebidos para Bitbrick, la pulsera inteligente de Ironbit, entre otros productos.

Emprendedor sin miedos

Algo que marcó el pensamiento de Rafael Garayoa durante su estadía en Holanda para estudiar en 2009 la maestría de sistemas embebidos, fue la escasez de recursos económicos. Sin apoyo del Conacyt, tuvo que trabajar para mantenerse.

“Esa fue la lección más importante que tuve. Quedarme sin nada no fue tan malo, porque acumulo energía para que el día que me caiga no pase nada, sigo jugando, y si juego con todo puedo llegar a la cima. Cuando entrevisto a ingenieros de todas las escuelas, pero en particular del Poli o la UNAM que quieren salir adelante, les dijo que tienen una gran ventaja sobre los que sí tienen algo”, comenta el emprendedor de 30 años.

Aunque duda de los beneficios del programa Crédito Joven y su tasa de interés de 9%, Rafael Garayoa verá la posibilidad de aplicar por los 2.5 millones de pesos para financiar su proyecto de electrobicis, por lo pronto sus ahorros siguen sosteniendo a la empresa.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario