El reto para los artículos escolares en México

La compra de artículos genera derrama mayor a 79,000 millones de pesos. Foto: Shutterstock

Desde hace seis años, Graciela decidió comenzar un nuevo negocio. Tras pensar en varias opciones, una noche sus hijos le dieron la respuesta; uno necesitaba cartulina y plumones a las 10 de la noche, sin opción de encontrar un establecimiento abierto. En ese momento decidió abrir una papelería que le generará buenos ingresos y salvara a sus hijos en el futuro.

A partir de ese momento, Graciela se unió a la lista de papelerías en México que a la fecha suman 120,000 de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía; sin embargo, mantener este tipo de negocio representa diversos retos.

En entrevista con El Economista, José Rozanes, CEO de Expo regreso a clases, explicó que las papelerías son los negocios más populares del sector de artículos escolares, pero también los que más desaparecen. Por ejemplo, estimó que al año surgen 3,000 papelerías, pero a la vez pueden morir la misma cantidad.

“Las razones de cierre son diversas: no conocer el negocio, falta de preparación para administrarlo, la competencia como los grandes grupos papeleros y sobre todo la informalidad”, expuso.

Detalló que la industria de los artículos escolares (útiles, calzado y ropa) genera una derrama económica superior a 75,000 millones de pesos. Tan sólo en el 2018, se registraron más de 79,000 millones, 4.1% más que en el 2017 que fue de 75,930 millones, revela la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

El problema es que, por cada peso destinado al mercado, 60 centavos van al mercado informal, donde predomina la piratería, inseguridad, artículos robados y mala calidad que, a la larga, pueden generar mayores costos. La razón para acercarse a este sector es el alto precio de algunos productos.

“Otro problema es el contrabando que afecta a las importaciones legales”, afirmó.

Marcas mexicanas

Rozanes indicó que, a pesar de la alta presencia del mercado pirata y de contrabando, las marcas mexicanas de artículos escolares han tenido importante crecimiento y presencia a nivel tanto nacional como internacional. Ejemplo de ello es Baco y grupos papeleros como Tony Superpapelerías y papelerías Lozano Hermanos.

Baco surgió en 1943 y, a 75 años de vida, se ha consolidado como uno de los más grandes fabricantes de útiles escolares y artículos de oficina en México. Uno de los artículos más emblemáticos de la marca y que ha sido utilizado por estudiantes y empleados por años son los broches del mismo nombre para las hojas de papel.

Tener una papelería tradicional no significa que muera por la competencia o la informalidad, sólo hay que conocer a fondo el negocio, diseñar una adecuada estrategia de ventas y potenciar al máximo las promociones y artículos del inventario, especialmente durante los meses de julio, agosto y septiembre, cuando se concentra 40% de las ventas totales anuales, únicamente de útiles escolares.

Expo regreso a clases

Una forma de incentivar el comercio nacional de calzado, ropa y útiles, así como ayudar a la economía familiar es Expo Regreso a Clases, que se realizará del 10 al 18 de agosto.

Rozanes indicó que, en promedio, 70% del ingreso mensual de una familia es destinado a la compra de artículos escolares, de por lo menos 30 productos, entre lápices, colores, bolígrafos, cuadernos, libros y mochilas, por mencionar algunos. Por niño en educación básica, se puede gastar entre 900 y 2,600 pesos, más 4,300, en promedio, si se agregan electrónicos.

Por 20 años, Rozanes se dedicó a la industria textil, pero al ver el potencial de la industria de artículos escolares y, por idea de su hija, creó la expo para que más de 250 marcas se den cita y ofrezcan sus productos a precios accesibles, con ahorros desde 30 a 70 por ciento.

“Estarán presentes marcas de calzado, uniformes, libros, préstamos en línea y hasta cortes de cabello. Lo que queremos es que ningún niño se quede sin sus útiles escolares para el regreso a clases, queremos ver sonrisas en todos los niños con mochilas llenas”, mencionó Rozanes.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario