Restauranteros abrirán pese a semáforo rojo

Algunos comercios ya abrieron su servicio en establecimiento. Foto: Especial

Pese al semáforo rojo en la Ciudad de México que se extendió hasta el 17 de enero, restaurantes reabrirán para ofrecer servicio en el lugar y no sólo para llevar, o de lo contrario se vivirá una crisis mayor en el sector.

A pesar de que en días anteriores el sector restaurantero emitió una carta al gobierno para ser considerados de primera necesidad y tener el permiso para operar nuevamente porque “o abrimos o morimos”, su propuesta fue rechazada por considerar que en estos establecimientos es donde más se generan contagios por no usar cubrebocas y no respetar una sana distancia.

“Esto está demostrado y por eso hablamos de las fiestas y de las reuniones familiares y particularmente de algunos establecimientos como los restaurantes, no es algo que sólo haga la Ciudad de México sino que se hace en otros lugares del mundo y también quisiéramos no hacerlo”, manifestó Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México.

Sin embargo, el sector restaurantero manifestó que no es posible seguir operando así, por lo que a través del Hashtag #AbrimosOMorimos anunciaron la reapertura de sus cadenas, entre las que se encuentran Sonora Grill, Fisher’s, Potzollcalli, entre otros.

En las primeras horas del lunes, Fisher’s anunció en sus redes sociales que sus puertas ya están abiertas.

“Debido a la difícil situación a la que nos enfrentamos, como personas y como gremio, Sonora Grill Group ha tomado la decisión de ABRIR. Apreciados invitados, no podemos darnos por vencidos. A nuestros gobernantes les decimos: no podemos dejarnos morir. #AbrirOMorir”, compartió Sonora Grill en sus redes sociales.

A través de una imagen en la que se reúne el mensaje del sector, se menciona que para brindar servicios al igual que el comercio informal como mercado, tianguis y puestos ambulantes, así como el transporte público (que ha estado sobresaturado), ellos mantendrán sus operaciones con estrictos protocolos de seguridad e higiene.

“Nuestra industria restaurantera es fuente de empleos, no de contagios”, manifiestan.

El “cacerolazo”

Además de anunciar en redes sociales su decisión de continuar, para este lunes se convocó a una marcha en la Ciudad de México, el “cacerolazo”, en donde trabajadores de restaurantes exigirán, nuevamente, ser consideraos como actividad esencial.

A través de un comunicado, se anunció la marcha en la Plaza del Seminario, en el Centro Histórico, con la participación de todas las áreas de restaurantes, desde comedor, cocina hasta administrativos. En el Estado de México también se convocó a una manifestación en la Plaza de los Mártires, en Toluca.

Ante esta situación. la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) urgió a dar una fecha cierta y segura para reabrir los negocios, que desde el comienzo de la pandemia, ha cobrado millones de empleos y serias afectaciones al sector, especialmente en el área metropolitana, ya que en otras entidades donde el semáforo es diferente, los negocios se han podido sostener.

Por su parte, el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) llamó a las autoridades de la Ciudad de México y Estado de México a reconsiderar incluir a la industria como esencial.

Para ello, se proponen medidas como tener 25% de aforo en el interior y 35% en el exterior, con máximo seis personas por mesa, cerrar a las 22:00 horas, usar código QR de rastrero, seguir el protocolo de mesa segura, muestreo de 5% de empleados a la semana en establecimientos de más de 50 trabajadores y acompañar a las autoridades en operativos de supervisión.

Habrá multas

Aunque la situación es crítica para el sector, la jefa de gobierno advirtió que aquellos negocios que abran pese a estar en semáforo rojo, recibirán multas. Por ello, desde el 11 de enero el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) realizará operativos de revisión.

De igual manera, convocó a los ciudadanos a no asistir a estos lugares para evitar mayores contagios, que como mencionó anteriormente, son de los principales lugares de propagación del virus al ser entorno cerrados.

Se hará “una revisión por parte del Invea para ver quién está haciendo el cumplimiento y quién no de estas sanciones y, como siempre, se hará el apercibimiento y, si es el caso, la sanción correspondiente”, resaltó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario