Reducen costo para tratar diabetes

Foto: Cortesía

La empresa social, finalista del premio Visionaris, atiende a 5,000 personas en sus cinco clínicas ubicadas en diferentes puntos de Nuevo León.

En México, más de seis millones de personas han sido diagnosticadas con diabetes, lo que la convierte en uno de los principales problemas de salud pública en el país, al representar un gasto superior a los 3,400 millones de pesos en atención y sus complicaciones, de acuerdo con cifras de la Federación Mexicana de la Diabetes.

Además, 80% de las personas diagnosticada recibe tratamiento, éste no siempre es ofrecido por especialistas, ni atiende las causas de la enfermedad, lo que provoca el rechazo de los pacientes, quienes regresan a los hábitos alimenticios y de estilo de vida que aceleran la enfermedad. Ese fue justamente el problema que Javier Lozano y Fernanda Zorrilla decidieron resolver con Clínicas del Azúcar.

“Menos del 10% de la población tiene acceso a un especialista. Cuando llegamos con un médico general por lo general se culpa al paciente por no comer saludablemente y la verdad es que no sabemos qué causa la diabetes. La misión de Clínicas del Azúcar es que algún día todos los mexicanos tengamos una atención especializada a un bajo costo”, expone Javier Lozano, cofundador de Clínicas del Azúcar.

Creada en 2011, la empresa social atiende a 5,000 pacientes a través de cinco sucursales ubicadas en diferentes puntos de Nuevo León. Uno de sus grandes aportes es que reduce en 70% el gasto en atención y tiempo que se invierte en el tratamiento, al optimizar la labor de cada especialista con los que cuentan las clínicas, negociar con los proveedores, sobre todo con laboratorios, por volumen y desarrollar tecnología para mejorar y acelerar los diagnósticos.

“Un paciente necesita cinco estudios de laboratorio al año. Nosotros ofrecemos una membresía anual que incluye todo. Cuando negociamos con los proveedores, pacto esos cinco laboratorios por 1,000 pacientes, así que en realidad negocio 5,000 estudios. El precio que obtenemos es mucho muy bajo, y así vamos con cada insumo. La ventaja para el paciente es que, si son 1,000 por clínica, los costos se distribuyen entre toda esa gente”, explica.

Clínicas del Azúcar fue finalista en el Visionaris, el premio que otorga el banco suizo UBS, en colaboración con Ashoka, al Emprendedor Social. A este lugar llega gente en todas condiciones: quienes creen que tienen diabetes y requieren un diagnóstico; quienes ya la padecen y buscan tratarla adecuadamente, y en quienes la enfermedad está avanzada, en estos se busca disminuir el daño a los órganos afectados.

Javier Lozano asegura que el trato digno que dan a sus pacientes genera cambios en sus hábitos. La nutrióloga especialista en diabetes detecta por ejemplo, qué alimento causa que se incremente la glucosa en el paciente, y es más fácil suprimir un solo alimento, que varios de ellos.

“Nos aseguramos que, durante todo ese año, el cliente no tenga complicaciones, revisamos ojos, riñones, pies, corazón para ayudar a que baje el azúcar, y que no esté generando ningún tipo de complicación en su organismo”, agrega.

Cada clínica cuenta con nutriólogos, psicólogos, enfermeras, y médicos especialistas en diabetes. El total, la empresa social emplea a 80 personas.

CRECIMIENTO Y CONGRUENCIA

“Tenemos que ser el McDonalds de la diabetes” declaró Javier Lozano cuando decidió echar a andar, junto con la socióloga Fernanda Zorrila, Clínicas del Azúcar. Su experiencia en la Sierra Tarahumara como parte del servicio social; que a su mamá le resultará complicado el tratarse la diabetes y su deseo de poner al servicio de causas sociales su capacidad innovadora, empujaron su decisión.

Los primeros recursos para echar a andar el proyecto fueron propios, también recurrieron a líneas de financiamiento para impacto social de los bancos UBS y Deutsche Bank. Cuando los emprendedores cerraron el trato de su primer local, les esperaba una sorpresa.

“Fue en 2010, cuando el tema de la inseguridad en Monterrey estaba fuerte. Como buen emprendedor, vi el local, me pareció muy bueno y cerré el trato. Fue un miércoles, el jueves hubo una balacera en la zona y cuando llego el viernes a mostrar el local estaba todo balaceado. Llegué muy triste a mi casa. Al otro día llegó una señora y preguntó que iba a ser ahí, le dijimos que una clínica de diabetes, se emociona y nos dice ¡finalmente Dios me escuchó! Le dije que por ella estábamos ahí… Fue difícil pero ahí estaba la gente que nos necesitaba”, recuerda.

Clínicas del Azúcar se alista para enfrentar un 2015 complicado. Los empresarios analizan continuar con su crecimiento lento, pero sólido con recursos propios o incursionar en el modelo de franquicia social y llegar a más lugares.

“Hay una situación catastrófica, por lo que vemos la gente no se está atendiendo. Acude cuando ya está muy complicado su estado de salud. Es urgente la acción a nivel público y privado, es muy alarmante lo que está sucediendo allá afuera”, advierte.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario