“Queremos ser como la Coca-Cola de las funerarias”

Foto: Especial

Oscar Padilla tiene su oficina llena de calaveras. No es siniestro ni tiene humor negro, es el CEO de J.García López, la agencia funeraria líder de la ciudad de México, “nuestro negocio tiene mucho que ver con celebrar la vida. Las calaveras son un objeto de arte muy mexicano”.

Padilla es un empresario lleno de números e ideas sobre la industria de los servicios funerarios. “Hay 60,000 defunciones anuales en la Ciudad de México y 70,000 en el Estado de México. J. García López tiene ocho funerarias y está en el proceso de abrir dos más. El mercado da para 20 o 25 agencias con las características de nuestro negocio, que atendemos a grupos de C+. Llegaremos a ese número en un periodo de cinco a 10 años”.

El objetivo de está funeraria es enfocarse en el mercado de la capital y la zona conurbada, “es el mayor mercado del país, con mucho, la delegación Gustavo Madero por ejemplo, tiene el mismo número de defunciones que Querétaro. Hay mucho que hacer en el centro del país y lo estamos haciendo”.

J.García López ha retomado el control de la venta de flores y las cafeterías en sus agencias funerarias, eso le significa ingresos mensuales de 1 millón en el caso de las flores y 1.8 millones en las cafeterías.

“En la medida en la que entiendes mejor el negocio, eres capaz de ver las oportunidades que ofrece”, explica. En el radar de la empresa está la compra de un porcentaje significativo en una de las mayores empresas fabricantes de urnas fúnebres, ataúdes y de otros insumos. “Es un buen negocio, pero sobre todo es una decisión estratégica. Eso nos permitirá mejorar nuestros márgenes y hacer negocio en ciudades donde no podemos abrir una agencia”.

La J del nombre de esta empresa corresponde a doña Julieta, la fundadora, “ella era mi suegra. Sentó las bases para lo que ahora hacemos. En el ADN de este negocio está la atención al detalle que la caracterizó”.

Se trata de un negocio que implica atención al cliente en un momento muy delicado, en donde se mezclan cuestiones de logística, servicios financieros e innovación constante.

Padilla está orgulloso de la calidad de la información que tiene. Sus equipos hacen uso del big data y otras cosas que parecen obra de antropólogos o detectives. Saca una carpeta y muestra en detalle una fotografía estadística de cada delegación: perfil demográfico; número de muertes, ubicación de las funerarias, servicios que ofrecen, costos…Uno de los datos más relevantes es el tamaño del mercado informal, explica este empresario: “nosotros atendemos unos 7,500 servicios al año, Galloso, 3,500, pero los informales se ocupan de 12,000 a 20,000 servicios por año. Eso es un riesgo de salud pública porque manejar adecuadamente un cadáver implica seguir protocolos muy estrictos”, afirma.

La informalidad se mezcla con negocios semiformales con mala calidad, de acuerdo al CEO de J.García López. Es un problema, pero Oscar Padilla lo ve como una oportunidad. Están abriendo una submarca que les permitirá atender a los segmentos D o E. Se llama Santa Gloria Velatorios y el primer local está en Pedro Henríquez Ureña, “en los barrios y colonias populares se habla de velatorios más que de funerarias. Están pagando hasta 12,000 pesos por un servicio de una calidad que deja mucho que desear. Hemos diseñado productos que son muy dignos y estarán en torno a los 9,000 pesos”.

Aún no abren y ya tienen vendidos alrededor de 40 planes de servicios que se pagan por anticipado, “se trata de gente que está muy acostumbrada a comprar en abonos y es muy cumplidora”.

En este concepto de velatorios, proyectan un crecimiento mucho mayor que en las agencias J. García López, “no tendremos inmuebles propios, sólo rentaremos. Estamos buscando locales cerca de lugares donde haya tiendas Elektra­ o Coppel”.

Además de calaveras, Oscar Padilla colecciona coches a escala, “estoy lleno de vida y proyectos. Quiero que J.García López, nuestro negocio sea algún día algo así como la Coca-Cola de los servicios funerarios”.

CRÉDITO: 
Luis Miguel González /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.