En qué invertir al comenzar a emprender

Foto: Shutterstock

Apple es una de las marcas más importantes a nivel mundial, que se dio a conocer por crear un sistema innovador en teléfonos celulares, computadoras y dispositivos de música, algo que comenzó como una idea en la cochera de Steve Jobs, pero que con esfuerzo hoy es un monstruo de corporativo.

La famosa marca de la manzana no es la primera ni última empresa que nace en espacios reducidos y con pocos recursos, pero sí es de los mejores ejemplos de cómo se pueden lograr grandes resultados sin tener mucho dinero, sino aprovechando al máximo lo que se tiene, actividad conocida como bootstrapping.

“Este término considera como utilizar los menores recursos posibles en etapas tempranas de la empresa, pero yo lo describiría más como una mentalidad del uso eficiente de los recursos, sin importar si facturas dos o un millón de pesos. Aprende a vivir con lo mínimo”, dijo en entrevista a El Economista, Juan José Mora, CEO de Atlantia Search, startup que realiza estudios de mercado.

Para Mora, una de las claves para ser emprendedor exitoso es aprender a enfocar los recursos en lo que realmente se requiere y no invertir en lujos, porque no aporta un valor al negocio.

Lo más importante, señaló, es la oferta de valor porque aunque se tengan pocos pesos, se puede diseñar un producto o servicio de calidad, que cambie la vida de las personas.

“El dinero es el menor de los problemas, siempre hay modos de crecer ya sea buscando fondos o haciendo alianzas, entre otras formas”.

Capital humano, mejor inversión

Mora quien comenzó su empresa en casa y estuvo ahí por dos años hasta que decidió expandirse a oficinas sencillas por el crecimiento que logró, explica que una de las mejores inversiones que es el talento, porque es el corazón de toda empresa.

“En nuestro caso, no nos mudábamos porque preferíamos invertir en más personas”, dijo.

Administrar no es ser tacaño

Uno de los peores errores que Mora considera pueden cometerse en una empresa, es que en el afán de invertir en ciertas cosas, se llegue a ser tacaño en el equipo que se requiere para trabajar, en el capital humano y servicios básicos.

“No hay que ser ‘marro’ en las personas o cosas que realmente necesitas. También muchas veces el bootstrapping se confunde con el ‘yo hago todo’ en lugar de contratar a especialistas porque se considera que aprendiéndolo rápido se puede lograr y ese es el peor error de todos. No estás para perder el tiempo”, enfatizó.

Con un buen bootstrapping, Atlantia Research que comenzó en 2013, hoy Mora ha tenido un gran crecimiento en el mercado, más colaboradores, rondas de inversión y tiene presencia en siete países, además de que se preparan para llegar a más. Todo con base en utilizar los pocos fondos que tenían de una forma eficaz.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario