¿Por qué crear un modelo de negocios desde la infancia?

Foto: Shutterstock

DeKids es un programa de tecnología y emprendimiento donde los menores plasmas sus ideas y sueños para resolver problemáticas.

“Tengo 23 años pero desde chico quise solucionar el mundo, la delincuencia, la corrupción y el tráfico”, con esa frase Marcos Velázquez inicia la conversación. El joven de Cuanalán, un poblado del Estado de México, se dio cuenta que para solucionar estos problemas la tecnología era una herramienta.
También se preguntó por qué en México no existe un Mark Zuckerberg, Elon Musk, Steve Jobs o Bill Gates, después de leer sobres ellos se percató que todos comenzaron desde temprana edad a desarrollar sus habilidades y que la raíz de muchos de los problemas de la sociedad se pueden combatir con educación.

Así es como creó DeKids, un programa de tecnología y emprendimiento donde niños y jóvenes de entre 8 y 16 años plasman sus ideas y sueños para resolver problemáticas, y a partir de un modelo de negocio llevarlos a la realidad y monetización.

El programa inició en mayo de 2015 con tan sólo 12 niños, y con el apoyo de la aceleradora Wayra ya se encuentra en su octava edición.

Durante el curso, conocido como batch, los jóvenes aprenden desarrollo de código profesional para crear su propia página web y a la par desarrollan el modelo de negocios, esto con el apoyo de de expertos.

Además, durante el programa se trabaja en la confianza de los niños para que realicen un buen pitch y presenten sus proyectos al final del curso, en un evento llamado Súper Pitch Day que se lleva acabo en las oficinas de Google, Wayra y la Torre Bancomer.

El pitch se realiza frente a mentores y líderes tecnológicos, quienes evalúan los desarrollos, brindan retroalimentación y escogen el proyecto por el cual invertirían, generando una experiencia real de un emprendedor.

“En DeKids hemos notado que brindarle una visión emprendedora les ha dado la oportunidad de romper miedos y les permite darse cuenta que para construir grandes cosas el fracaso no es lo peor que les puede pasar, sino es parte del aprendizaje”, cometa en entrevista Marcos Velázquez.

¿Por qué un modelo de negocios?

Enseñarle a los niños sobre emprendimiento ayuda a combatir el desempleo y forma a los futuros empresarios. “Un niño que tiene visión emprendedora, es alguien que va más allá de los conocimientos técnicos”, enfatiza Velázquez.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), arrojan que en febrero, la Tasa de Desocupación (TD), que se refiere al porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) que no trabajó, fue de 3.5 por ciento a nivel nacional, cantidad inferior en 0.1 por ciento a la del mes precedente.

“Las mejores personas para que empiecen a emprender son los niños y jóvenes”, porque si bien no todos van a ser emprendedores, cuando salgan de la universidad tendrán 10 años de experiencia.

La unión con los padres

Para DeKids el apoyo de los padres es fundamental, desde el tiempo que dedican para llevar al niño a las actividades, así como el apoyo que brindan a su hijo para desarrollar su proyecto, por ello antes de ingresar al curso tanto padres como hijos realizan una entrevista donde ambos se comprometen a la educación.

El modelo educativo no es el tradicional, los niños desarrollan su proyecto en áreas de coworking, espacios que le permiten al menor desarrollarse directamente con emprendedores. Los jóvenes cuentan con un facilitador, ya sea pedagogos, emprendedores o especialistas en tecnología que orienta a los niños.

Chocolate para ayudar

Uno de los casos más relevantes de DeKids es Olga, una niña que busca ayudar a los agricultores a través de la venta de chocolates. Ella creo un modelo de negocios y la página web Xocomix, por la cual comercializa el producto.

Velázquez señala que la menor prácticamente realizó un trabajo de investigación de una tesis, con la cual descubrió que los países con más Premios Nobel consumen más chocolate y cuando terminó el curso, durante su pitch final frente a mentores dijo que quería “llegar a vender chocolates en otro planeta”, lo cual demuestra su objetivo de crecer sin límites. Además, eso la ha motivado a estudiar física y química para hacer los chocolates.

DeKids busca financiamiento para llevar los cursos a comunidades rurales, esperan en corto tiempo implementarlo en escuelas y en el estado de Durango, donde se trabaja con la Confederación Patronal de la República Mexicana.

Habilidades que desarrollan los jóvenes

  • Creatividad: Ayuda a desarrollar su imaginación y explorar sus ideas sin límites.
  • Liderazgo: Los jóvenes logran comunicar y ejecutar con claridad sus ideas para influir en los demás.
  • Confianza: Generan los seguridad en sus habilidades para hablar frente a público y sin temor.
  • Responsabilidad: Crean lazos de compromiso con aquellas personas cercanas a su proyecto.
  • Trabajo en equipo: Aprenden a convivir con los demás y resuelven en conjunto los retos.
  • Innovación: Llevan sus ideas a las últimas conciencias, fomentando la innovación.
  • Código de programación: Aprenden código de programación profesional y crean una la página web.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.