Vivoxie lleva la realidad virtual a otro nivel

Alyed Tzompa, fundador de Vivoxie. Foto EE: Hugo Salazar

Pokémon Go es la punta del iceberg de lo que pronto veremos en realidad virtual y aumentada, y es, en palabras de Alyed Tzompa, director general de Vivoxie, el inicio de la cuarta revolución tecnológica, un tren de alta velocidad en el que se ha subido esta pyme mexicana con Power Claw, unos guantes que rompen la barrera entre la realidad virtual y el mundo físico y que tiene múltiples campos de aplicación.

Los guantes permiten sentir en las manos lo que se está viendo en una computadora, tal como si se estuviera manipulando. Sus aplicaciones van desde videojuegos, hasta telemedicina y la capacitación a distancia, por mencionar algunas que ha desarrollado Vivoxie.

“En un videojuego, por ejemplo, si lanzas una bola de fuego o hielo y puedes sentir el calor o el frio en tus manos; junto con otros dispositivos puedes sentir el latido del corazón de un paciente a la distancia. Las empresas que requieren capacitar a su personal con maquinaria cara o de difícil acceso, podrán entrenarlos de manera más rápida o eficiente y las personas van a tener una sensación mucho más realista de los componentes de esa máquina”, explica el empresario.

Cita datos de estudios de Estados Unidos, según los cuales la realidad virtual reduce hasta en 50% la puesta en marcha de la línea de producción, “si a esto le agregamos los guantes, la reducción será mayor”, asegura.

Tecnología única

Vivoxie fue fundada en 2009 por Tzompa, un ingeniero en mecatrónica con más de 10 años de experiencia en ese sector. Luego de trabajar en el mercado de los conmutadores por varios años, creó una empresa de servicios de instalación y unos años después lanzó su propio artefacto, Power Voice, con tecnología desarrollada por ellos mismos.

Power Claw es el más reciente ejemplo del ingenio Vivoxie y sus aliados, entre ellos el Conacyt (Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología), Fumec (Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia) y una red de universidades de Querétaro, Puebla e Hidalgo. El par de guantes fue creado en 2014 -tras dos años de desarrollo- y un año después el prototipo fue presentado en el GameCom de Alemania, una de las ferias de tecnologías más importantes del mundo.

Este año, Tzompa regresó a Colonia para presentar su tecnología mejorada y lista para ser lanzada en el mercado.

Necesitamos esta clase de foros de clase mundial para medir con cualquiera… Te puedo decir que hoy no existe nada parecido en el mercado. Ya existen otras interfaces -de realidad virtual- pero enfocadas a la vibración… Power Claw es un guante que en verdad está en el límite de la tecnología y estamos seguros de que le va a encantar a la gente. Realmente estamos llevando la realidad virtual a otro nivel”, asevera el ingeniero en entrevista.

Como parte de su estrategia de mercado, Vivoxie inició el 8 de agosto una campaña de crowdfunding en la plataforma Indiegogo. El objetivo es recaudar 55,000 dólares. A la fecha han conseguido 1,250 dólares de 11 patrocinadores.

“Los guantes van a estar -en el mercado- en 585 dólares, con la campaña buscamos recaudar 55,000 dólares, que es equivalente a 100 guantes”, explica el entrevistado. La empresa también pondrá una tienda en línea, aunque primero liberará las aplicaciones para potenciar el mercado.

Vamos a liberar todas las herramientas para que los diseñadores y desarrolladores hagan sus propias aplicaciones, de esta manera el campo de aplicación crecerá enormemente”, confía Alyed Tzompa.

El mejor conmutador

Mientras Power Claw está listo para impresionar, Vivoxie sigue perfeccionando su Power Voice, un conmutador abierto que reduce costos de instalación y mantenimiento, dirigido sobre todo a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Desde el principio se ideó para que fuera fácil de utilizar, lo sacas de la caja, lo conectas y empiezas a usarlo. Además, te permite convivir con dos tipos de tecnología, la análoga y la de IP, sin mayor problema, con lo que ahorras tiempo y esfuerzo”, indica.

Alyed Tzompa y su equipo de ocho personas ya trabaja en la siguiente generación de conmutadores e idea la nueva versión de Power Claw. El emprendedor de 38 años capacita a distribuidores para que su conmutador llegue a más clientes. Por lo pronto tienen 100 unidades en producción.

Finalmente, Tzompa, quien cuenta con una maestría en Inteligencia Artificial, afirma que para él no ha sido difícil llevar las riendas de un negocio, porque es algo que le gusta, aunque reconoce que ha habido situaciones problemáticas.

“Siempre es buen momento para emprender, aunque existan crisis. El día que presentamos Vivoxie, en la ciudad de México estaba todo cerrado por la influenza. ¿Fue bueno o malo? No lo sé, empezamos operaciones y no pensamos en los escenarios. Si el día de mañana hay devaluación, aun así, será un buen momento para actuar”, concluye el emprendedor.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario