Productores de cempasúchil venden las flores como pigmento para frituras

En cada temporada se queda sin vender un 30% de flor de las, casi 6,500 toneladas. Foto: Rosario Servin

Puebla, Pue. Cada año se deja de vender 30% del cempasúchil durante la temporada de Dia de Muertos, por ello, los productores han optado por ofrecer esa cantidad a empresas de frituras para que la ocupen como pigmento en la elaboración de los llamados Cheetos.

Por cuarto año consecutivo, los floricultores Del Valle de Atlixco están aprovechando la demanda de esa planta para obtener un ingreso adicional, ya que empresas como Barcel y Sabritas en forma constante buscan incrementar la proveeduría de esa materia prima en el país, por lo que eso abre las posibilidades de que participen, contó Eduardo Robelo Estrada, presidente del Sistema Producto Ornamentales.

Reconoció que la flor es provista por el Estado de México que tiene una siembra especial, a cuya cadena de suministros se suman, pero vendiendo a 25 fábricas del centro del país, 15 de esas poblanas.

Comentó que al ser de temporada y que desde octubre empieza a brotar, siembran alrededor de 35 hectáreas a partir de agosto en invernaderos mediante cuidados para obtener un producto de calidad.

Destacó que esta diversificación de la actividad es aprovechada por 90 productores de los municipios de Atlixco y Huaquechula, quienes encontraron oportunidades con esas industrias para proveer en la mitad del año, en lugar de solo vender el cempasúchil como elemento de adorno en las ofrendas.

“En cada temporada se queda sin vender un 30% de flor de las casi 6,500 toneladas generadas, por lo que productores bien podrían ofrecerla junto con lo que se siembra de manera especial a las confiteras que pagan bien el rollo, siempre y cuando esté en buenas condiciones”, apuntó.

De esta forma, explicó, los floricultores que no han visto esa oportunidad de negocio, pueden dejar de tener pérdidas cada año al sumarse como proveedores de la planta para la extracción del colorante.

Agricultura bajo contrato

Eduardo Robelo Estrada indicó que mediante el esquema de agricultura por contrato, las empresas adelantan 25% del pago total para que adquiera semilla de calidad a fin de recibir producto con buena madurez para extraer el pigmento.

“La diversificación puede garantizar una comercialización a buen precio con las industrias, pues en la temporada del Día de Muertos, el precio del rollo oscila entre 80 y 100 pesos, dependiendo del tamaño”, ahondó.

Destacó que el objetivo es alcanzar las 65 hectáreas en tres años, para que sean considerados también por las grandes empresas de frituras que pagan más y que incluso llegan a exportar la materia prima a sus plantas de Estados Unidos.

Indicó que en esta temporada del Día de Muertos hay incertidumbre sobre las ventas, ya que por la pandemia de Covid-19, las familias limitarán la compra de flores, al estar restringido el paso a panteones o reducido el acceso.

CRÉDITO: 
Miguel Hernández