Políticas públicas y corrupción en el ecosistema emprendedor

Foto: Shutterstock

Preguntamos a los emprendedores si creen que la política pública de apoyo al sector reduce la corrupción. Esto fue lo que nos respondieron:

Stephani Hagembeck, fundadora y directora Pinkett.

* Todavía no existe como tal una política pública, se ha gastado más dinero en campañas, que realmente en apoyar a los emprendedores. El apoyo debería ser en la agilidad de procesos, reducir tiempos, pero estos siguen siendo tediosos y burocráticos.

Se hacen campañas y concursos, pero pocas empresas son las que entran en esa selección. Todas las demás van a una delegación a sacar permisos, hacer papeleos, filas y perder su tiempo, por lo menos son 10 visitas para ver si los papeles entraron en tiempo y forma. Pueden pasar hasta tres meses para obtener el permiso. Esto se vuelve más fácil con la corrupción, das un poco de dinero o si conoces a alguien dentro del gobierno es más rápido, sencillo y se hace sin ningún problema.

Rafael Ríos, director general Dos Ríos.

* El estarse acercando con intermediarios es lo que aumenta el grado de corrupción en todos los apoyos que hay para los emprendedores. Que ahora los trámites se hagan vía electrónica está reduciendo muchísimo este problema, porque ya no se puede ver de frente a los servidores públicos.

Sin embargo, todavía falta eliminar un último filtro, el cual implica que, a la hora de avalar los proyectos nos dicen que obtendremos el apoyo y tenemos que acercarnos de nuevo con funcionarios, quienes te rechazan si no cumples con lo que ellos te piden. Hay que recordar que 20% de los proyectos aceptados se queda en trámite y es aquí donde los servidores piden una mordida para acreditar este proceso.

Nosotros, por ejemplo, necesitábamos un permiso para sembrar árboles en una zona desértica de México, pero debido a la corrupción y a que querían que les diéramos una comisión, tardamos dos años en concluir el trámite.

Ingrid Sánchez-Armas, directora general Lice Out.

* En realidad no, nuestro sistema está contaminado de corrupción y ésta no solamente viene de las esferas del gobierno, sino también de los emprendedores. Los procesos son lentos y la falta de un sistema de transparencia y un seguimiento de los trámites más eficaz hace que se generen espacios para la corrupción.

Los procesos en trámites, servicios y permisos no son los más adecuados para un emprendedor, esto da origen a quienes están tentado a ver la corrupción como parte de la aceleración en su negocio y lograr el éxito. Además, la corrupción es muy variable dependiendo del tipo de trámite y del nivel de gobierno con el que esté tratando el emprendedor. Se requieren instituciones más sólidas, con procesos ágiles, transparentes y sencillos.

¿Tú qué opinas? Queremos conocer tus comentarios, escríbenos a [email protected]

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario