Politécnicos crean chicle anti estrés y sopa instantánea nutricional

Los alimentos son saludables, seguros y no crean adicción. Foto: Especial

El estrés es una de las enfermedades más comunes en la actualidad y que puede derivar en diversas complicaciones de salud. Si a esto se le suma la fatiga, las consecuencias podrían ser peores.

Ante este panorama, Lesly Figueroa Santos, Brenda Hernández Velasco y Mario López Luis, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), diseñaron un chicle que contiene ginseng (antioxidante natura) que permite combatir la formación de radicales libres que causan el envejecimiento celular que también vence a la fatiga.

Los alumnos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, explicaron que diseñaron Cofee Gin para ofrecer a la población un producto sustituto de la amplia variedad de energizantes que actualmente se comercializan, específicamente bebidas con alto contenido de azúcares adicionadas con compuestos que producen efectos secundarios para la salud.

Detallaron que el producto elaborado en la planta piloto de confitería, incluye en su formulación cafeína y ginseng en menor cantidad a la recomendada por la norma oficial, pues una persona tendría que consumir al día 20 tabletas de la golosina para igualar la cantidad de cafeína que contiene una taza de café, por lo que es apto para personas mayores de 18 años con alta demanda energética para desarrollar sus tareas sin generar riesgos de adicción ni reacciones adversas.

Subrayaron que las bebidas energéticas además de la cafeína contienen compuestos que alteran el sistema nervioso, como la taurina; el chicle politécnico está libre de esa sustancia, además de cafeína contiene ginseng, que ayuda a superar la fatiga y el cansancio físico y mental.

En comparación con otras golosinas, como las gomitas o chocolates, el chicle es un producto de confitería con alto nivel de consumo y su proceso de producción es muy económico. Por ello, los alumnos del IPN no descartan la posibilidad de comercializar este desarrollo más adelante.

Sopa instantánea saludable 

En la búsqueda de mantener buena salud, Cristian Pérez Suárez, Rogelio Rojas Ríos y Alejandra García Medina, también alumnos del IPN de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, crearon una sopa instantánea fortificada con proteínas, minerales y fibra, a base de harina de lenteja, lo que permitirá tener comida rápida, ahorrar dinero y lo mejor, comer sanamente.

Los estudiantes indicaron que el producto tiene ventajas sobre las sopas comerciales debido a que no contiene conservadores ni sodio y aunque cuenta con una proporción pequeña de harina de trigo, no está hecha en su totalidad con harinas refinadas.

Al estar fortificada con aminoácidos esenciales como lisina y arginina, la sopa SoNuIn adquiere características nutricionales únicas para aquellos consumidores que disponen de poco tiempo para alimentarse y recurren a productos fáciles de preparar y de bajo costo.

Los estudiantes explicaron que los aminoácidos esenciales no los produce el organismo, se adquieren con la alimentación y son importantes por ser elementos constitutivos de las proteínas que están presentes en las células, músculos y tejidos del cuerpo, participan en el transporte y almacenamiento de nutrientes. También son vitales en el funcionamiento de órganos, glándulas, tendones y arterias, en la regeneración de tejidos, como los huesos y el cabello.

Otro punto a favor de esta pasta instantánea es que posee 26% más de fibra dietaria que las sopas convencionales, aspecto importante para mantener saludable el sistema digestivo.

“La fibra tiene efecto hipoglucemiante e hipocolestemiante, ya que en el intestino delgado retrasa la absorción de glucosa y colesterol”, agregaron los estudiantes.

La sopa instantánea elaborada en la planta piloto de cereales no contiene conservadores, pero se mantiene libre de microorganismos gracias al proceso de secado que realizaron al producto.

“El nivel de humedad que establece la norma de menos 10% permite garantizar la inocuidad”, apuntaron.

Además condimentaron la formulación con algunos compuestos naturales que actúan como agentes antimicrobianos, lo cual permite mantener en buen estado la sopa hasta por un mes.

Los estudiantes politécnicos consideraron que el alimento es potencialmente comercializable, ya que en las últimas dos décadas las sopas instantáneas por su bajo costo se encuentran en prácticamente todos los autoservicios, negocios de abarrotes e incluso estanquillos ubicados en regiones apartadas del país, por ello inscribirán el proyecto en el Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica del IPN para ponerla al alcance de los consumidores.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario