Perú sienta las bases de su ecosistema emprendedor

Alfred Kobayashi, Faviola Palomino y Gonzalo Pérez. Foto EE: Hugo Salazar

La alianza de gobierno, academia e inversionistas es la clave que permite la conformación de un ecosistema emprendedor, ya que dichas entidades buscan eliminar obstáculos como la falta de financiamiento, la poca capacitación especializada y la carencia de iniciativas en favor de emprendedores.

En diversos países de América Latina, como Chile y Argentina, el ecosistema ya está consolidado. En México, las cosas marchan por buen camino y se continúa con la generación de propuestas de valor para los nuevos empresarios.

El caso de Perú es excepcional: el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2014, avala que el país sudamericano presenta un Tasa de Actividad Emprendedora (TEA, por sus siglas en inglés), de 28.8%, cifra superior al índice de 23.4% mostrado en 2013 y al de 20.2% del 2012. Así, continúa siendo el segundo país con mayor actividad emprendedora de Latinoamérica, sólo por debajo de Ecuador (32.6 por ciento).

Para algunos emprendedores el ecosistema está en pañales, “el Estado está rezagado en esquemas como el networking y la capacitación, aquí no se está acostumbrado a recibir mentoría internacional, la idea de que haya retroalimentación con expertos es nula, queremos que el gobierno nos pueda brindar estas herramientas y conexiones”, expone Faviola Palomino, CEO de Outfie, empresa de ecommerce enfocada a mujeres.

Sin embargo, reconocen que la sinergia gobierno-emprendedor va por buen camino y hacen un llamado al gobierno de su país para “que siente las bases de un buen ecosistema, que facilite la entrada de capitales privados y genere iniciativas que beneficien a los emprendedores”, comparte Gonzalo Pérez, CSO de iSend, empresa online de mensajería.

“Estamos próximos a un cambio de gobierno y los nuevos mandatarios deben tener confianza de que lo que se ha hecho, está bien. El siguiente (presidente) debe mantener el ritmo en la inversión y estar consciente que el 80% del dinero destinado a los emprendedores no retorna, sólo un 20% lo hace a través de impuestos”, agrega Alfred Kobayashi, CTO de Outfie.

José Zegarra, CEO de Itatec Perú, consultora que conecta a empresas innovadoras con capitales internacionales en busca de nuevos conocimientos, refiere que hasta ahora, las distintas entidades han trabajado de manera conjunta. Por ejemplo, los fondos de investigación están a cargo del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec), el apoyo a iniciativas para el desarrollo de competencias empresariales se recibe por medio de Innovatec y PromPerú, que funge como el brazo de impulso para la internacionalización.

Los principales retos

El acceso a financiamiento siempre ha sido impedimento para el arranque de nuevos negocios, pero este obstáculo se incrementa cuando se habla de emprendimiento tecnológico. Los inversionistas tienen miedo al riesgo que se genera en este tipo de proyectos, aunque últimamente se ha visto un mayor acercamiento a la tecnología y se está aceptando que es una opción bastante rentable.

Faviola Palomino, comenta que para su compañía de ecommerce el reto está en que la gente conozca su producto, ya que Perú no está muy familiarizado con este formato de ventas. Aunque, “esto se traduce en un alto potencial de crecimiento, por lo que tenemos muchas expectativas de que funcione”.

Alfred Kobayashi, por su parte, dice que no sólo el desarrollo tecnológico es un problema, encontrar el talento adecuado es peor, los individuos no cuentan con las habilidades que requiere el negocio.

Sin duda “este es el principal obstáculo, estamos en un lugar donde la gente busca colocarse en una gran empresa y tener seguridad, algo que nosotros no podemos ofrecer de un día para otro”, complementa Gonzalo Pérez.

Lo anterior, aunado a la idea de que América Latina no cuenta con talento, dinero ni tecnología para emprender, complica más las cosas, aunque Faviola Palomino asevera que las nuevas generaciones piensan de diferente manera, su visión global permite que las nuevas empresas no sólo se enfoquen en un país, sino que tengan impacto a nivel internacional y así demuestren que en la región se hacen las cosas bien.

Además, “hay una gran verdad que impacta mucho, y es que en Perú muy pocos individuos emprenden por oportunidad, los único que pueden hacer esto son gerentes o presidentes de organizaciones que ya están establecidos y detectan algo que no les gusta y quieren cambiar”, expone José Zegarra. Existe un alto índice de mortandad, el CEO de Itatec asevera que de cada 10 empresas, nueve no pasan el valle de la muerte –tres años de supervivencia–, por lo que “nos falta trabajar en el compromiso de los empresarios para que no desistan de su ideas ante el primer fracaso”, concluye.

EMPRENDEDORES

Faviola Palomino, CEO de Outfie y Alfred Kobayashi, CTO de Outfie

“¡No tengo que ponerme!”, no sólo es la frase que escuchamos cuando una mujer abre su clóset, sino también la inspiración de Faviola Palomino y Alfred Kobayashi, un par de jóvenes peruanos que en abril del 2015 lanzaron una página en Internet que busca atacar los problemas de vestuario de las féminas al conectarlas con expertos en la moda.

“Las chicas obtienen looks especializados según su estilo y presupuesto, además tienen la posibilidad de comprar el vestuario vía online o ir a su tienda favorita”, menciona Faviola Palomino.

Los emprendedores vieron una oportunidad de negocio en una de los más grandes dilemas de las mujeres de todo el mundo, es por esto que tras ganar Startup Perú y recibir un fondo de 50,000 dólares por parte del gobierno de su país, deciden cruzar fronteras y comenzar operaciones en Colombia y México, en el primero ya cuentan con asesoras especializadas, mientras que continúan en la búsqueda de especialistas mexicanos.

Gonzalo Pérez, CSO de iSend

Hace unas cuantas semanas, Gonzalo Pérez dejo su trabajo para dedicarse en tiempo completo a iSend, su último emprendimiento. “Esta compañía nace para hacer el Uber de la mensajería urbana”, comenta el joven peruano, quien explica que gracias a la tecnología de geolocalización y a los smartphones, lanzó junto a Giancarlo Secco, una plataforma que ofrece traslado de documentos y productos a bajo costo.

Gonzalo Pérez, CSO de iSend, menciona que en febrero de 2014 lanzaron un piloto dirigido a personas, sin embargo, la popularidad del servicio fue tal que extendieron su mercado a empresas. Actualmente trabajan con compañías como Linio, pero están en búsqueda de socios comerciales en México, Colombia y Chile, aunque en éste último ya han logrado alianzas desde ganaron el concurso de Startup Chile en 2014.

Cinepapaya

Gary Urteaga no estaba conforme con su carrera como economista, decide dejar su empleo y viaja a Silicon Valley para aprender a emprender. Así comenzó a dar forma a Cinepapaya, una aplicación que permite a los usuarios conocer la cartelera de cine, ver tráilers, enterarse de las novedades de sus películas y adquirir boletos.

Gary Urteaga vuelve a Perú, inicia la búsqueda de financiamiento y consigue un par de socios: Manuel Olguín y Gonzalo Begazo. Una vez conformado el equipo, deciden presentarse en el concurso de innovación organizado por Wayra Perú y resultan ganadores; recibieron 50,000 dólares a cambio del 10% de la compañía.

En 2013, con descargas superiores a los 2,000 usuarios, Cinepapaya fue sometida a otra ronda de inversión, donde se logra recaudar 500,000 dólares. En 2015, la empresa brasileña de Tecnologías de la Información, Movile, compró 23% de la empresa por dos millones de dólares.

La transición superó las expectativas que al inicio pudo concebir Gary Urteaga. Los usuarios han superado los 500,000 y Cinepapaya ha facturado 2.5 millones de dólares. La plantilla laboral pasó de seis a 50 empleados y la aplicación puede ser descargada en 11 países alrededor del mundo.

Además, la compañía ha sido seleccionada para integrar la red de emprendimiento internacional Endeavor, convirtiéndose así en la primera empresa sudamericana en formar parte de este equipo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario