La pasión por el café como motivación para emprender

Gustavo Muñoz creó su línea de café después de pasar su infancia rodeado de él. Foto: Cortesía

Desde niño, Gustavo Muñoz estuvo involucrado en el mundo de la ganadería, agricultura y sobre todo en el del café, en la sierra norte de Puebla, donde desarrolló una pasión tanto por el proceso de producción como por su sabor que nunca falta en su día a día.

Hoy a sus 26 años, tras haber estudiado la licenciatura de mercadotecnia y en honor al trabajo de su familia por una de sus bebidas favoritas, diseñó su propia marca Café Muréh, el cual es totalmente artesanal, orgánico y con diferentes mezclas.

“A muchos les gustaba el café que preparaba y me decían que debía comercializarlo y también había gente que me decía '¿cómo vas a producir café y competir con los demás?' pero ahí fui con mi marca y ha salido bien”, explicó en entrevista a El Economista.

Gustavo comenzó creando su café con el proceso que todos los cafeteros llevan a cabo, pero con el paso del tiempo, fue diseñando mezclas y cambiando ingredientes hasta conseguir su “receta secreta”, la cual lo diferencia de las demás marcas, las que en un principio le dijeron que no podría vencer.

Las variedades

Café Mureh comenzó oficialmente hace dos años y desde entonces, Gustavo ha creado tres presentaciones: la tradicional, gourmet y premium.

La tradicional se caracteriza por una mezcla de la casa que logra una armonía entre el cuerpo, aroma y sabor que es único debido al proceso de tostado y tratamiento de los granos.

El gourmet tiene tres filtros de selección para depurar las imperfecciones del grano que generan una mezcla que denota la ácidez, sabor y aroma de un café de altura con un grado de tostado especial.

En el caso del premium, quien lo pruebe sentirá que en su paladar queda un sabor de dejos de madera chocolate y almendra que desprenden un aroma cremoso que evoca a caramelo.

En promedio, Gustavo produce cuatro toneladas de todas las líneas de café y en cuestión de ventas, dependerá de la época del año y el clima. En el verano y primavera las ventas pueden caer hasta 70%, pero para otoño y diciembre se registra un aumento de 80 u 90 por ciento.

300

Café al gusto

Ante la oferta de tecnología que encontramos actualmente, Gustavo ha hecho a las redes sociales Facebook e Instagram, su principal centro de ventas, ya que por estos medios los clientes pueden hacer sus pedidos incluso a los gustos de cada persona.

“Normalmente no tengo un stock de café, sino que está en 'verde', que es antes de tostar, para que cuando alguien haga el pedido ese mismo día se le tueste, muela y se haga la mezcla para que se vaya lo más fresco posible. Esto ayuda a que los clientes decidan el tostado o molido que quieran sin importar si piden 1 o 100 kilos, además que esto no tiene costo extra”, detalló.

De igual manera se puede encontrar en la cadena de tiendas Gers en Puebla, en Tlaxcala y en una cafetería donde también se hace el café al gusto.

Entre sus planes está llegar a la Ciudad de México en diferentes mercados de productos orgánicos y artesanales, y otros cinco centros propios que tiene en mente abrir.

Los retos

Café Muréh ha tenido una importante aceptación en la región de Puebla y diferentes ciudades de la República Mexicana, pero lograr esto no ha sido sencillo.

Gustavo confiesa que desde el comienzo ha tenido que enfrentar múltiples retos, siendo el primero ser visto como muy joven para tener un producto como es el café. Asimismo, los cambios climáticos no se le escapan.

Afortunadamente, esto no lo ha detenido y al contrario, ha hecho que el negocio crezca y sobre todo de trabajo a las diferentes familias de la comunidad de la sierra quienes seleccionan y cortan los granos, despulpan y ayudan en todo el proceso de producción.

“Además de la venta del café, mi objetivo es ayudar a generar empleo para las familias de aquí. En el caso de las mujeres, recolectan granos, despulpan y secan, y sus esposos hacen los cortes y otras actividades, lo que les ayuda a salir adelante económicamente", indicó.

Otros de los siguientes planes es seguir posicionando el producto y en un tiempo corto, comenzar a exportar.

“Me comprometo como marca y dueño que tendrás un producto de excelente calidad y a tu gusto”, concluyó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario