Ómicron, ¿la nueva amenaza de pymes?

La nueva variante genera incertidumbre sobre posibles cierres. Foto: Especial

El mundo está en alerta con la nueva variante del Covid-19: Ómicron, que ha obligado a diferentes países a cerrar sus fronteras y parar algunas operaciones, lo que genera incertidumbre en México, sobre todo en los negocios ante el temor de volver a bajar sus cortinas, ¿podría pasar?, ¿qué daños sufrirían?

“Actualmente los expertos dicen que siguen siendo las mismas medidas: distanciamiento social, cubrebocas y vacunación, es decir, tenemos la misma información; sin embargo, desde el lado de los negocios, los empresarios debemos tomar medidas pensando que esto vino para quedarse y que no se nos olvide con tanta rapidez como parece que está ocurriendo en algunos casos”, expuso en entrevista con El Economista, Daniela Ortíz de la Peña, directora general de SalusCare Solutions.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, aún no se tiene bien definido si la nueva variante Ómicron es más transmisible con respecto a las otras variantes, ni si su cuadro de infección es más severo como lo es Delta, por lo que no se puede establecer el riesgo que implica. Como medidas de precaución, se recomiendan vacunación, pruebas y desinfección constante.

Cuando la pandemia del Covid-19 comenzó en el mes de marzo y con el repunte en agosto de 2020, todas las empresas no consideradas de primera necesidad, entre los que se encontraban las más de 4.9 millones pequeñas y medianas empresas (pymes) se vieron obligadas a bajar sus cortinas para prevenir mayores contagios. Desafortunadamente, 1 millón 10,857 negocios no volvió a ver la luz, indica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Gran parte de los negocios murió en el mes de agosto, cuando se dio el segundo cierre por la alta ola de contagios en el país y por las variaciones del virus, por lo que no es de extrañar que ahora con la variante Ómicron el miedo invada a los pequeños comerciantes.

No creemos que volvamos a esos escenarios de cierre de negocios y economía y que nos encerremos todos, pero el miedo de salir seguirá presente. Para esto, la omnicanalidad en conjunto con la digitalización del comercio toma mucha relevancia “, consideró Jorge Fernández-Gallardo, CEO de Latam Norte en Ecomsur, empresa enfocada en fullcommerce, desarrollo web y omnicanalidad en Latinoamérica.

Enfoque en la salud

Para prevenir un escenario catastrófico, Ortíz consideró que lo más importante es que las pymes enfoquen su estrategia en el cuidado de la salud de los colaboradores, no solo tratando problemas provocados por la pandemia, sino desde temas básicos como tener un buen estilo de vida, combatir la obesidad o detectar enfermedades como diabetes, la principal afección en los mexicanos..

Ante esto, propone dos métodos de ación. La primera es que las pymes tengan un departamento enfocado en conocer el estado de salud de su gente, que trabaje para cuidarlo y mejorarlo en caso de carencias, así como incluir a una enfermera o médico o que continuamente valore el estado de las personas, revisen factores de riesgo, y se trabaje en campañas de concientización del cuidado de la salud. Asimismo, contrar con esquemas flexibles de trabajo que permitan reducir los riesgos de contagios.

Destacó que la buena noticia es que gran parte de las pymes ya han generado el cambio en su forma de trabajo con modelos remotos o híbridos, aprendieron que no todo depende de la centralización de un corporativo. El inconveniente es que aún hay una deuda en el tema de prevención.

En segundo ámbito, si no se puede tener mayor flexibilidad como trabajo remoto, hay que aplicar continuamente pruebas para detectar posibles casos de Covid-19. Esto debe ya formar parte de la estrategia del negocio.

“Se debe introducir esa línea, sumar ese costo a los gastos obligatorios de la empresas pues así se detectarán casos oportunos. Si no generamos este tipo de cambios, esto continuará y provocará mayores afectaciones a los negocios”.

Omnicanalidad, la tendencia

Una de las lecciones que las pymes aprendieron por la pandemia es la importancia de tener presencia en línea, pues esta fue la clave de la supervivencia de millones de negocios.

Muestra de ello es que las ventas en e-commerce crecieron 81% en 2020, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), posicionado a las compras en línea entre las preferidas por la comodidad y oferta que se encuentra.

Sin embargo, con el levantamiento de restricciones del Covid-19 y el aumento de labores de las empresa, las personas siguen prefiriendo comprar en tiendas físicas, un 91% comparado con el 9% que lo hace en línea, detalló Pierre-Claude Blaise, Director General de la AMVO. Por ello, es importante que las empresas trabajen en una estrategia de omnicanalidad.

Entre los que compran en línea, detalló, 60% lo hace porque encuentra productos que no están disponibles en una tienda física, 60% por recibir sus compras a domicilio y 55% por evitar aglomeraciones en la sucursal, un gran incentivo en estos momentos de incertidumbre.

El virus ya no se irá de nuestra vidas. Ómicron está presente en estos momentos y otros vendrán después, por lo que las empresas deben actuar activamente para prevenir mayores daños creando estrategias tanto de salud como de negocios como lo es la omnicanalidad, independientemente de que se decrete un nuevo cierre o no. Lo más importante es enfocar esfuerzos en el cuidado de los colaboradores, la columna vertebral de todo negocio.

“Al final, seguirá impactando independientemente de que no cerremos puertas, pero también impacta con el ausentismo de nuestros colaboradores y en el peor escenario, con el fallecimiento de alguno de ellos. En lugar de ser reactivos, debemos ser mucho más activos y participativos en esta nueva normalidad y tener soluciones claras, planeadas y estructuradas para el inicio del 2022”, finalizó Ortíz.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario