No pierdas el control de tu empresa cuando crece

Foto: Shutterstock

Cuando la compañía se expande más de 50% en un plazo de seis o 12 meses puede fracasar si no se sabe hacer una adecuada transición.

Al crear una empresa, el deseo principal es crecer en el menor tiempo posible y consolidarse como lideres desertor; sin embargo, cuando esto ocurre, muchas pequeñas y medianas empresas y startups sufren porque pierden el control de sus acciones, se generan múltiples problemas a nivel interno e incluso lo que parece ser buena noticia puede causar la muerte de la organización.

Alexander Grosse y David Loftesness, autores del libro Escalamiento de equipos, estrategias para formar equipos y organizaciones exitosos, explican que cuando una empresa de nueva creación, que experimenta un rápido crecimiento, debe desarrollar un plan de escalamiento o de lo contrario surgirían diversos problemas.

“Un aumento demasiado acelerado puede llevar a empleados descontentos, mala moral y defectos en los productos. Muchas veces se intenta solucionar los problemas de calidad al contratar de forma rápida a personas, lo que empeora el asunto”, describen en su libro.

Detallan que las estrategias que sumamente se utilizan para manejar una pyme son inservibles cuando la organización crece a pasos agigantados, al vivir un hipercrecimiento, es decir, que la organización intenta expandirse en más de 50% en un plazo de seis a 12 meses, algo común en las enfocadas en tecnología, que son las de mayor aceleración en el mercado.

Los problemas

Los autores señalan que aquellas empresas que crecen rápidamente, por ejemplo, de 10 a 250 empleados o que se integran a una organización más grandes, como cuando se dan alianzas, pueden experimentar disminución de productividad y dificultades en la comunicación.

En primer lugar, los empleados pueden comenzar a estar descontentos, tener problemas de moral y con los productos, así como un mayor número de clientes insatisfechos porque la atención brindada es deficiente.

Muchos directos de startups y pymes consideran que ante estos problemas es necesario aumentar el talento, cuando no es así, ya que se fijan en la cantidad sin valorar a detalle las aptitudes ni dar la enseñanza necesaria. Además, lo ideal es esperar un tiempo para poder incorporar nuevos colaboradores.

“Si su equipo de desarrollo está formado por 20 personas o más, no duplique su tamaño demasiado rápido. Debería llevar más de un año”.

Las claves

Lo primordial al tener hipercrecimiento es cambiar el enfoque de construir los mejores productos a construir los mejores equipos de trabajo.

Para ello, hay que comenzar creando un método de contratación eficaz que se base en reclutar y contratar a personas con talento, asegurándose de que los elegidos encajen bien con los equipos existentes, dejando los prejuicios de lado (edad, etnia, género, entre otras) y siempre tratando a todos los aspirantes con consideración.

“Trabaje con ellos a lo largo de su proceso de entrevista, verificación de referencias y oferta de empleo. La persona en su empresa que dirige a los candidatos durante todo el proceso de solicitud es la que debe hacer la oferta de empleo formal”, detallan los autores.

Cuando se decida por alguien, asegúrese de que entienda lo que la empresa espera de ellos y que los nuevos candidatos se alineen a la cultura empresarial. Explique a detalle los aspectos financieros de su trabajo y cuando empiecen a laborar, brinde el apoyo suficiente para que se adapta rápidamente. Si se ven problemas, esté preparado para dejarlos ir y dé las gracias a quienes impidan el crecimiento del equipo.

Otro aspecto al tener hipercrecimiento es diseñar una adecuada cultura y valores, y comunicarla a todos los colaboradores.

“La cultura se manifiesta en procesos y prácticas explícitas, comportamientos implícitos, rituales persistentes, reuniones sociales y programas de recompensas”.

La comunicación es vital, no hay que descuidarla. Para ello, hay que definir lo que los empleados necesitan saber y transmitirlo con mensajes claros y eficaces. Asimismo, seleccione cuáles serán los mejores canales de comunicación y siempre mantenga actualizada la información.


CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario