No hay claridad en programas ante la desaparición del Inadem

Foto: Shutterstock

A pesar de que se han lanzado programas de apoyo al emprendimiento y mipymes, aún no hay datos precisos

Despedimos el 2018 con la noticia de la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) y, aunque era un hecho casi inminente, la confirmación de la secretaria de Economía, Graciela Márquez, sorprendió al ecosistema emprendedor.

El instituto fue creado en el 2013 por el entonces presidente Enrique Peña Nieto y durante los seis años de existencia se apoyó a 4.4 millones de emprendedores y micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). A pesar de ello, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tomó la decisión de terminar con el Inadem y con ProMéxico, para dar paso a la Unidad de Innovación y Promoción, que retomará las funciones de ambos organismos.

Aunque se ha hablado de la creación de esta unidad y del programa Tandas para el Bienestar, que otorgará 6,000 millones de pesos en microcréditos, las reglas aún no están claras.

Ante esto, diversos empresarios, emprendedores y directores de fondos de inversión coinciden en que el Inadem fue un impulsor del emprendimiento, a pesar de que durante estos años se dieron a conocer malos manejos del recurso económico. Los especialistas precisan la necesidad de dar claridad en los programas y en poner las reglas del juego.

“Hubiera sido muy bueno que se continuara porque los programas de apoyo que se estaban dando realmente estaban funcionando para la microempresa”, mencionó en entrevista Ada Irma, presidenta de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope).

“Nos dijeron que los programas como tales no desaparecen si no que se van a modificar”, dijo Ada Irma y comentó que todavía no se ha dicho cuáles son los que se quedan y que en los nuevos programas no hay claridad. Aún no queda claro el monto de créditos otorgados, cómo se van a solicitar o cuáles son los requisitos.

De acuerdo con datos del Inadem publicados en diciembre del 2018, los programas para el 2019 no están en riesgo debido a que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público designó una partida de 806 millones de pesos, incluida una subpartida de 659 millones para el Fondo Nacional de Emprendedores.

La directiva enfatizó en que se espera que los nuevos programas ayuden a que las empresas se regularicen. “El apoyo que se está anunciado (Tandas para el Bienestar) creo que debe complementarse con un seguimiento y capacitación de los empresarios para que no se fomente un emprendimiento de prueba y error, que no impulsa de forma real la economía”.

Detalló que si existe la voluntad de crear programas de apoyo al pequeño comercio, éste debe ir encaminado a la capacitación de empresas y empresarios a fin de que las compañías puedan pasar de micro a pequeñas y de pequeñas a medianas, porque de esta manera se generan más empleos.

Créditos y capacitación

En lo anterior coinciden Martín Rodríguez Sánchez, presidente del Consejo Internacional de Empresarios de América Latina y el Caribe, quien refiere que el financiamiento a las mipymes y emprendedores debe ir acompañado de asesoría.

Incluso capacitar a los emprendedores para que se incorporen a pymes y ayuden en el crecimiento de la empresa. Rodríguez menciona que el programa de Jóvenes Construyendo el futuro es una buena política del gobierno, pero que no sólo se debe dar empleo, sino que el conocimiento que adquieren lo dirijan hacia una pyme o les ayude a crear su propia empresa.

Otro punto en el que concuerdan Ada Irma, Martín Rodríguez y Liliana Reyes, directora de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap), es en no otorgar financiamiento a fondo perdido, en parte porque los mismos empresarios han admitido no usar el recurso para la empresa, sino para pagar deudas, y también porque la forma más productiva de apoyar es a través de financiamientos creados a la medida de los empresarios.

Poner reglas claras de cómo se otorgarán, facilidades de pagos, incluso establecer personal exterior dedicado a regular y otorgar los créditos, para así “tener las cuentas claras”.

En este sentido, la Canacope ya tuvo un acercamiento con la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México para presentarle un proyecto de microcrédito para los empresarios.


Fondos de capital emprendedor

Una de las labores que destaca Liliana Reyes, directora de Amexcap, es la creación de 42 fondos de capital emprendedor que se enfocan en invertir en empresas con alto potencial de crecimiento, que ya concluyeron su etapa de investigación y desarrollo y que están empezando un escalamiento.

La creación de estos fondos, explicó Liliana, facilitó que la industria creciera de manera acelerada. “Esta intervención del estado permitió crear una cantidad extraordinaria de fondos que no se compara con los creados en otros años, en la historia”.

Precisó que por primera vez, en el 2015, México superó a Brasil en el levantamiento de capital para esta etapa temprana, “esto es importante porque es una estrategia de mediano y largo plazos. Cuando creas un fondo en esas etapas, creas un fondo que tiene una vida de entre cinco y ocho años, es decir, todos los impactos que esta política va a tener todavía se están dando”.

Sin la existencia del Inadem, los fondos continúan, porque a diferencia de otros programas, la inversión fue del gobierno e inversionistas privados, para apostar por empresas que pueden tener altas posibilidades de crecimiento o que por su nivel de innovación y servicios son atractivos.

“A través de la creación de fondos se multiplicó la inversión de los privados y el gobierno se volvió un inversionista, eso detonó más de dos veces la disponibilidad de recursos disponibles para emprendedores”, dijo Liliana.

En cuanto a lo que necesita amexcap con el nuevo gobierno, Liliana expresó que es importante mantener canales de colaboración, como lo hacían con ProMéxico, que por medio de eventos ayudaba a la atracción de inversionistas nacionales y extranjeros.

“Seguir teniendo estos canales y colaboración cercana para promover México, en particular México desde un destino de inversión interesante, finalmente el crecimiento económico a través de los fondos es muy relevante, no sólo en el crecimiento de las empresas sino en la creación de empleo y derramas económicas en otros sectores”.

Aquí es donde ProMéxico apoyaba, pues en la creación de ferias internacionales se concretaban charlas con inversionistas, “ahora estos eventos se seguirán haciendo, pero de la mano de los consulados que siempre nos han apoyado”.

¿Qué dicen las empresas?

Para Gerardo Sordo, CEO y fundador de Brandme, plataforma que permite la interacción de marcas con creadores de contenido, influencers, bloggers y vloggers, el cierre de operaciones de Inadem generará una pausa en el emprendimiento y un crecimiento más lento, además de que afecta la visión que otros países tenían de México al ver que el gobierno se preocupaba por apoyar a los emprendedores.

“Sí afecta bastante al ecosistema emprendedor porque crea una pausa en lugar de avanzar. No es un paso atrás porque el ecosistema emprendedor ya está construido y sabemos por dónde movernos. Lo malo es que desaparecen muchas convocatorias para los emprendedores que ayudaban a comenzar, crecer y escalar”, declaró.

Gerardo fue uno de los beneficiados de las convocatorias del Inadem en el 2015, año en que obtuvo 180,000 pesos para equipo de cómputo y de oficina, lo que le permitió estar a la vanguardia en tecnología y desarrollar mejor su producto.

De no haber obtenido el apoyo, Gerardo piensa que hubiera utilizado equipos no tan actuales o buscado financiamiento con amigos y familia, aunque admite que en esos momentos sus conocidos no tenían recursos para apoyarlo. Otra opción era acudir a fondos o aceleradoras.

Sin embargo, añadió, la desaparición del Inadem no significa que sea el fin del mundo, ya que “como emprendedor, hay que seguir buscando otras alternativas y no depender sólo del gobierno”.

En este sentido coincide Rogelio Rico, coordinador del área de consultoría del instituto para el desarrollo de la innovación y la tecnología en la Pyme de la Universidad de Guadalajara, afirmó que en lugar de ver la desaparición del Inadem como una tragedia, hay que verla como una oportunidad para salir de la zona de confort, crecer, generar otro tipo de propuestas y ser más competitivos.

Tenemos que migrar a trabajar con otro tipo de aliados. No todo es trabajar con fondos de gobierno, sí dan flexibilidad y piso firme para mantener operación, al final hay que buscar apoyo a partir de otro tipo de esquemas”, destacó.

Luis Aguirre Torres, director de GreenMomentum, empresa que ofrece consultorías a gobiernos federal y estatal, también trabajó de cerca con el Inadem al colaborar para crear iniciativas en pro del emprendimiento, diseñar el Atlas del emprendimiento y en la administración del Consejo México-Estados Unidos para el emprendimiento e innovación (Museic por sus siglas en inglés).

Asimismo, a final del sexenio participaron en varias convocatorias del instituto para obtener recursos para su programa de aceleración de empresas. En dos años, lograron financiar a menos de 10, quienes obtuvieron un crecimiento significativo.

Para Luis Aguirre, el Inadem fue un acierto del gobierno porque impulsó el ecosistema emprendedor en el país, las relaciones comerciales con otros países y el crecimiento económico. El problema al que se enfrentó es la aparición de los coyotes quienes bajaron fondos y redujeron su eficiencia, las empresas que se dedicaban solamente a obtener dinero de fondos.

“Facilitó mucho el trabajo que se hacía como el departamento de estado para presentar mejores condiciones para los mexicanos con estados unidos. La idea era necesaria, se inició bien, la intención era buena, se cometieron muchos errores por no haber hecho in ejercicio de esa magnitud, pero tuvo muchos aciertos como fomentar el ecosistema emprendedor”.

Entre los errores fue el de crear fondos de capital privado, que eran necesarios pero que a consideración de Luis, eran responsabilidad de nacional financiera, ya que desaparecerán eventualmente.

Ahora, GreenMomentum tiene entre sus planes es adaptar su forma de trabajo a las condiciones del nuevo gobierno para poder promover políticas públicas que cuiden al medio ambiente, así como ejecutar los planes de la administración sin que afecte el crecimiento de la empresa.

“Nuestro plan es ayudar a la administración a identificar los elementos que promovieron e crecimiento y que deberían continuar. Seguiremos trabajando con la secretaria de energía, de economía y Conacyt para entender mejor su plan y que buscan, y seguiremos impulsando el emprendimiento a través de la energía renovable y la energía limpia”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza y Elizabeth López