Microcréditos para el Bienestar, sin reglas claras y con duplicidad de beneficios

Sólo se le otorgó crédito a 22% de los micronegocios. Foto: Especial

La Auditoria Superior de la Federación (ASF) señaló que los lineamientos de operación del programa de Microcréditos para el Bienestar, también conocido como Tandas para el Bienestar, fueron insuficientes para impulsar y fortalecer el emprendimiento durante el 2019.

Además se otorgaron créditos sólo a 22.2% de las personas con micronegocios, al otorgar 356,540 préstamos, sumando un monto de 1 millón 575,000 pesos; lo que quiere decir que 77.8% de los microempresarios no accedieron a un apoyo otorgado por el programa.

La ASF destacó que no se construyeron mecanismos para brindarle asesoría y financiamiento a los microempresarios en zonas vulnerables, pues no se precisó la población objetiva por grupo específica, región, entidad federativa y municipio. Asimismo, no se contó con los mecanismos suficientes para asegurar que el apoyo económico llegara al microempresario y lo utilizara para el negocio.

No se incluyeron procedimientos de verificación documental de los beneficiarios ni se fijaron visitas domiciliarias para constatar el cumplimiento de los requisitos y la existencia del beneficiario, tampoco se estableceros mecanismos para comprobar y documentar que el beneficiario recibiera el subsidio y lo destinara a la actividad a la que se dedica”, reveló la ASF.

Tampoco se precisó un mecanismo que facilitara la obtención de información y evaluación de los benéficos económicos y sociales de la asignación y aplicación de recursos, no se acreditó el diseño de la Contraloría Social ni de alguna organización para dar seguimiento a la operación del programa.

El informe destacó que en el listado de beneficiarios del Programa, todos los registros contaban con CURP y nombre del municipio, pero 7,760 registros carecían de información sobre el nombre del beneficiario. Asimismo, el listado no incluye el numero de folio, lo cual evita identificar el expediente donde es posible verificar si se cuenta con los requisitos suficientes para solicitar el crédito.

Duplicidad de apoyos

De acuerdo con el listado de beneficiarios del programa, la ASF observó que más de 1,400 personas que accedieron a una Tanda para el Bienestar también fueron acreedoras a otro apoyo como Jóvenes Construyendo el Futuro, producción para el bienestar, entre otros.

  • 33 beneficiarios del programa de microcréditos recibieron apoyos por 198 mdp y del programa Jóvenes Construyendo el Futuro por 766.8 mdp, no obstante, para 2020, en las Reglas de Operación del Programa se estableció la modalidad “Mes 13 JCF”, en la que la STPS proporcionará a la SE la información de las personas egresadas del Programa Jóvenes Construyendo el Futuro para obtener el beneficio de los apoyos del Programa de Microcréditos para el Bienestar.
  • 9 beneficiarios del programa de microcréditos recibieron apoyos por 54.0 mdp, del programa Producción para el Bienestar por 58.4 mdp y del programa precios de garantía por 472.4 mdp;
  • 1,387 beneficiarios recibieron apoyos del programa de microcréditos por 8,322.0 mdp y del programa producción para el bienestar por 4,915.6 mdp.
  • 57 beneficiarios del programa de microcréditos recibieron apoyos por 342.0 mdp y del programa precios de garantía por 4,760.8 mdp.

Microempresarios sin capacitación

Uno de los objetivos de Microcréditos para el Bienestar era asesorar y capacitar a los microempresarios para fortalecer sus capacidades productivas y de emprendimiento; sin embargo, faltó el diseño de un programa de promoción, capacitación y asesoría, púes sólo se atendió a 7,968 personas, que corresponde al 2.3% de la meta, lo cual puede deberse a que no se iniciaron oportunamente los cursos de capoacitación y asesoría.

“Situación que se explica por la falta de un diagnóstico que le permitiera la identificación y focalización de las necesidades de capacitación de los beneficiarios, así como la carencia de una unidad responsable de realizar la programación de actividades, asignar y administrar recursos y tiempos de ejecución, a efecto de cumplir con los objetivos y metas de este programa”

Además, las asesorías fueron en relación con el registro y entrega de los créditos y no en temas relacionados con el desarrollo de la capacidad empresarial. “Esta situación implica que la Secretaría de Economía carece de procedimientos y mecanismos que le permitan registrar por separado la capacitación y asesorías relacionadas con la formación de capacidades empresariales y las asesorías otorgadas a los beneficiarios sobre trámites administrativos”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario