Mexicanos reciclan agua en Sudáfrica

Foto: Cortesía

En el mundo existen muchos tipos de riquezas, pero si hay una que sobresale y que vale más que todo el dinero es el agua, ya que sin ella el ser humano sólo podría sobrevivir de tres a cinco días. ¿Se imagina despertar y encontrar las llaves secas y sin rastro para beber? Esto puede convertirse en una realidad.

Si bien el planeta está cubierto por 70% de agua, sólo 2.5% es apta para el consumo humano. De acuerdo con datos del Foro Económico Mundial, una persona consume en promedio entre 300 y 600 litros de agua para sus diferentes actividades como bañarse, ir al baño, lavar los trastes y beberla. En México esta cifra alcanza los 366 litros.

La contaminación del recurso también es un problema, tanto de la que se desecha en los hogares como de la que recibe contaminantes en mantos acuíferos. Ante esto, Jorge Ignacio Vallejo, presidente de grupo CISIE, creó H20 Infinitely For All, sistema que limpia y purifica las moléculas del agua contaminadas eliminando el arsénico, boro y manganeso, así como los metales.

El sistema consiste en ejercer acción directa sobre las moléculas de agua y todo el proceso se lleva a cabo en la planta que cuenta con unidades móviles y cuya potencia es de un litro por segundo, el desarrolla ya cuenta con la patente mexicana y también de España y Europa.

“Primero con un tanque, comenzamos a aplicar el tratamiento que permite eliminar 80% los lodos, después pasamos a otro que es de sedimentación y después se pasa a la filtración con carbón activado que tiene un proceso de lavado, que permite una vida de hasta un año”, explicó en entrevista a El Economista.

Detalló que a diferencia de otras tecnologías, ésta genera 20% de ahorro económico, 40% de energía, 50% de operación y permite hacer el proceso en menor tiempo. Convencionalmente el tiempo de residencia de otros sistemas (cuando el agua está en la planta) demora de ocho a 36 horas, mientras que con esta tecnología sólo tarda 45 minutos. Para la fase de clarificación, otros requieren de ocho a 32 horas y ellos sólo dos minutos.

Alianza con Sudáfrica

Ante el éxito de su proyecto, ahora están en Ciudad del Cabo en Sudáfrica, región que está a punto de llegar al “día cero”, es decir, el momento en que el agua se terminará por completo y que considera por el gobierno como la “peor amenaza a la que se han enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial”.

El objetivo de llevar el proyecto a aquel país es realizar pruebas de la tecnología para purificar el agua contaminada y ayudar a la comunidad.

Asimismo, están en pláticas con la dirección general de agua de la Ciudad de México y se han hecho diferentes pruebas en pozos, donde se han obtenido buenos resultados. También el sistema se ha expandido al Estado de México, Aguascalientes, Sonora, Chihuahua, Puebla y Veracruz.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario