Mejoran movilidad urbana con scooters eléctricos

Eduardo Porta, cofundador de Econduce. Foto EE: José Roberto Guerra

La Ciudad de México lidera el ranking mundial de las megaciudades con mayores problemas de tránsito. El Índice de Tráfico TomTom revela que los automovilistas tardan 59% más en llegar de un lugar a otro cuando las condiciones viales son pesadas, cifra que aumenta hasta 103% al tratarse de la hora pico.

Estos retrasos, que implican la pérdida de 57 minutos al día, lo que equivale a 219 horas al año (más de nueve días), fueron detonante para que Eduardo Porta y Alejandro Morales fundaran Econduce, una compañía que ofrece el servicio de scooters eléctricos con la finalidad de reducir el tiempo de traslado de los ciudadanos, fomentar el uso de transporte alterno y bajar el número de emisiones CO2 en el medio ambiente.

Todo comenzó hace tres años, después de concluir su maestría en Inglaterra, cuando el par de mexicanos regresó tierras aztecas y se dio cuenta que el tráfico estaba peor que nunca y la contaminación era demasiada. "Sentimos una gran frustración por lo sucedido que terminamos canalizándola en un modelo alternativo de movilidad”, refiere Eduardo Porta, cofundador y director de operaciones de la startup.

Este medio de transporte que en 2013 fue apoyado por el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) con 2.7 millones de pesos y que ahora está respaldado por fondos de inversión privados como Dila Capital e Ideas y Capital, ya cuenta con más de 1,500 usuarios registrados y –al cierre de esta edición– 76,662 viajes realizados.

La ventaja de los sccoters es clara y los usuarios la agradecen. Eduardo Porta menciona que “independientemente de lo que ocurra en la ciudad, ellos (los clientes) saben que el tiempo que van a hacer del punto A al punto B será el mismo; ya no les importa si hay tráfico, marchas o algún accidente”. Esto, a pesar de que el scooter únicamente corre a una velocidad de 55 kilómetros por hora.

Beneficio de la contingencia

Del 5 de abril al 30 de junio de 2016, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) implementó un programa de emergencia para reducir la cantidad de contaminantes en la Ciudad de México, en el que se redujo el número de automóviles en circulación.

Este modelo del gobierno federal no impedía el uso de transporte eléctrico, por lo que Econduce elevó en 80% el número de usuarios registrados.

Nos ayudó a que gran parte de la población volteara a ver opciones que no tenían en la mira (…) Ahora nos dicen que les gusta el servicio, lo siguen utilizando y hasta algunos ya vendieron su coche”, menciona el cofundador.

No sólo es un medio de movilidad que colabora con el medio ambiente, sino también con el bolsillo del cliente, ya que éste paga 10 pesos cada 30 minutos o si lo prefiere, obtiene una membresía mensual por 199 pesos. “También contamos con tarifas especiales, en las que el usuario puede quedarse el scooter todo el día por 150 pesos, toda la noche por 50 pesos o 24 horas por 200 pesos”.

Respecto al funcionamiento, basta que los conductores descarguen la aplicación móvil de Econduce en la que podrán monitorear las 35 estaciones de carga eléctrica con las que cuenta la empresa para saber si hay scooters disponibles, el nivel de carga que tienen y apartarlo durante 15 minutos.
Una vez en la estación, el cliente utiliza la llave que le otorgan al aprobar el curso de inducción y con la que puede liberar el vehículo. Habrá que colocarse el casco de seguridad para emprender el viaje.

Una vez tomado el scooter puedes ir a dónde quieras y el tiempo que sea necesario, nosotros te hacemos el cobro hasta el momento en que finalizas tu viaje, colocas el vehículo en alguna estación, lo conectas para asegurar su recarga y pasas de nuevo tu tarjeta para que quede comprobado el fin del recorrido”, explica el director de operaciones de Econduce.

La popularidad de los scooters eléctricos es innegable. Eduardo Porta asevera que de seguir así planean cerrar 2016 con 50 estaciones de recarga y pasar de 150 a 200 scooters. “Esto es sólo el comienzo, la idea es crecer y abarcar toda la ciudad”, concluye.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario