Medidas SOS para salvar a las pymes

Foto: Especial

Ante las medidas de contingencia que vive el país para evitar la propagación de coronavirus, las micro, pequeñas y medianas empresas son las más afectadas, debido que la mayoría vive al día y dependen del flujo diario de personas, su permanencia radica en tomar a tiempo medidas de activación y recuperación como apoyos fiscales y crediticios.

En estos días el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que dará créditos a las pymes por medio de Tandas para el Bienestar, a fin de que afronten las complicaciones económicas derivadas del covid-19.

Esta medida ha sido bien tomada por las cámaras; sin embargo, han precisado que se requieren incentivos, prórrogas fiscales o pagos diferidos en impuestos y acceso oportuno a financiamiento en condiciones favorables.

“El anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador es bueno, enfocado a los ciudadanos, pero también es importante atender la situación de las empresas, ya que algunas no están laborando y tendrán que absorber, en sus posibilidades, el pago de salarios para no crear una crisis de desempleo”, dijo José Manuel López Campo, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

Por su parte, Cuauhtémoc Rivera, dirigente de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) mencionó que es un error que el gobierno no tome acciones fiscales, basta con ver lo que han hecho otros países para poner manos a la obra, como un período de gracia en el pago de luz, agua y vivienda. No se busca condonar la deuda, sino llegar a un convenio de pagarlo a plazos para dar liquidez a las pymes.

“No queremos el DN3 clásico para un ciclón, necesitamos un plan de apoyo económico, no sólo un adelanto para los adultos mayores”.

En eso coincide Eduardo Contreras Pérez, presidente de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, quien detalló que si no es posible condonar impuestos, “en lo que dure la pandemia, se aplacen y puedan hacerse pagos diferidos”, a fin de que tengan tiempo de recapitalizarse.

“Además se requiere que los proyectos de inversión que se han ido aplazando se liberen y se trabaje con el gobierno federal para generar una derrama económica que le llegue a los diferentes sectores”, mencionó López Campos.

Detalló que se requiere liquidez en el mercado y tener disponibles créditos que se entreguen con disponibilidad y a tasas bajas, incluso que se puedan hacer paquetes para que sea rápido el otorgamiento y en condiciones en el que capital se difiera en el tiempo, es decir a mayor plazo, que se tenga un periodo de gracia, que sería cuando la contingencia nos permita trabajar.

Detalla que cuando pasó la contingencia por el H1N1, el tiempo de recuperación para el sector terciario fue de 14 meses, pero con el escenario actual la recuperación será muy diferente.
"Vivimos un 2019 donde estuvimos en cero en el PIB y un 2020 donde esperábamos que se cambiara la gráfica de crecimiento y empezaran a verse lo indicadores que apuntaran hacia el desarrollo, pero ya no estamos pensando en crecimiento, sino en vitar que se presente una recesión y que haya un decrecimiento de la economía, que podría ser de menos dos o menos cuatro por ciento”

Los más afectados

Las pymes con mayor daño a su economía son los restaurantes, bares, los taxistas, hoteles, papelerías, cooperativas escolares, museos y teatros, entre otros sectores, esto derivado de tres factores provocados por el covid-19; la suspensión de clases, el home office y el cierre obligatorio impuesto por el gobierno.

En cuento a la suspensión de clases, los negocios que más sufren son las cooperativas escolares, que bajan la venta 100%, las papelerías que tienen una reducción del 80% de ventas, así como la venta de uniformes que baja 90% su consumo y el café internet que reduce 40% la asistencia.

Pero no son los únicos, también los hoteles, líneas de autobuses, agencias de viaje, restaurantes, bares y cantinas, cines, teatros, museos y parques de diversión y ferias que se verán afectados por la falta de concurrencia alrededor de las zonas de trabajo y en Semana Santa.

De acuerdo con Eduardo Contreras, se calcula que sólo en la Ciudad de México 10% de los micronegocios bajarán sus cortinas permanentemente y no alcanzará a llegar a finales de Semana Santa.

Los negocios locales

Sin embargo, los negocios locales como tiendas de abarrotes, misceláneas, mercados y otros negocios en zonas habitacionales pueden tener un repunte en ventas en comparación a un día normal, ello derivado de la cuarentana, pues se invita a la población a no salir de su casa a menos de que sea necesario.

“El mercado tradicional es la opción, porque no opera por tumulto, a lo mucho cuatro o cinco personas a la vez”, precisa Rivera.

Para Contreras, presidente de la Canacope, la única manera de salir en plazos cortos y de una manera eficaz en esta crisis es coordinar autoridades, sociedad civil y el sector productivo. Por ello hace un llamado a la población a hacer las compras en los pequeños negocios que aún no han bajado sus cortinas a fin de mantener su permanencia “porque en promedio de un negocio dependen tres familias”.

Y para aquellos negocios que se vieron en la necesidad de cerrar temporalmente los invita a vender por otros canales, como e-commerce, por medio de aplicaciones o buscar nuevas áreas, por ejemplo vender comida a domicilio, ofrecer software empresarial directamente en el hogar o dar asesorías en línea.

Qué pueden hacer las pymes

Aunque la cuarentena es un golpe mortal a la economía de las pymes, no todo está perdido, existen oportunidades, menciona Víctor Eduardo Salgado Carmona, consultor de negocios y da una serie de recomendaciones para sobrevivir ante la crisis.

La primera tiene que ver con el flujo de efectivo, pues a falta de clientes, las pymes requieren reducir los gastos innecesarios y de ser necesario cancelar los servicios que ahora podrían ser un lujo.

La segunda es realizar promociones. “Si en tu ciudad aún no hay tantos casos, es momento de sacar una promoción o descuento para aquellas personas que paguen al contado, a fin de tener efectivo”, también se pueden promocionar paquetes para después de la cuarentena.

En cuanto a los trabajadores, si es necesario cerrar, puedes negociar con los trabajadores una parte de su salario o vacaciones, así, las dos partes ganan sin verse afectados.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario