Los trajes de baño mexicanos que cautivan al mundo

Foto: Cortesía

Desde pequeña, Paola Amador manifestó su gusto por diseñar ropa que realmente le enamorara; al crecer decidió estudiar Diseño de Modas para poder entrar a una importante empresa, crear nuevos conceptos y tener su propia línea; sin embargo, eso no ocurrió.

Cuando terminó la escuela, Paola tocó puertas para obtener el trabajo de sus sueños, pero lo único que encontró fueron negativas, muchas vueltas y la falta de respuestas. Los únicos trabajos que encontraba eran en tiendas de ropa pequeñas. Tras reunir dinero y tomar algunos cursos, decidió diseñar su marca especializada en trajes de baño.

“Comencé a diseñar los trajes de baño porque no encontraba empleo, no había diseños que realmente me gustaran y me dediqué especialmente a estas prendas porque me recuerdan al lugar donde crecí: la playa”, explicó en entrevista con El Economista.

Así, Paola, originaria de Guadalajara, diseñó su marca llamada como ella misma y comenzó a venderla a través de redes sociales; especialmente Facebook, donde al compartir sus diseños comenzó a tener gran respuesta de sus contactos conocidos y de otros que habían sido recomendados. A la par comenzó a vender en su casa, posteriormente en su propia tienda y tal ha sido el éxito que este año cumple su primera década en el mercado, algo que no ha sido sencillo.

Paola confiesa que el principal reto al que se ha enfrentado es la desvalorización por la oferta mexicana, donde se prefiere a las marcas extranjeras, algo que afecta seriamente a las empresas nacionales.

Proceso creativo

Los diseños de Paola se caracterizan por ser multifacéticos, ya que van de colores sobrios a vistosos, en diferentes tipos de telas, con transparencias, estampados o completamente lisos, pero todos con un toque especial de feminidad, elegancia y sensualidad.

En su oferta, pueden encontrarse trajes para diferentes ocasiones como despedidas de soltera, para madres e hijas, niñas y mujeres curvy, de talla grande.

“Las clientas también pueden hacer pedidos especiales de trajes, por ejemplo; a la medida, o con diseños que cubran ciertas cicatrices, con su color favorito, entre otros”, indicó.

En sus dos últimas colecciones, México y San Carlos, su objetivo fue destacar algunos elementos emblemáticos del país y exponer aún más la elegancia, porque no se trata sólo de una prenda, sino de enfatizar la figura de la mujer de una forma especial. Por ello, cada vez recibe más clientes, tanto de México como de otras partes del mundo.

Los logros

A pesar de las dificultades que ha tenido para ingresar a la industria de la moda, Paola ha demostrado tener una oferta diferente y de calidad, lo cual le permitió llegar a China, donde vendió a empresarios dos de sus diseños, lo que le ha permitido crecer su marca.

Su marca está presente en distintas tiendas departamentales como Calzapato y Cabo Style en Los Cabos, también en estados como Guadalajara, Mérida, Cancún, Querétaro y Acapulco. Además, ha tenido showrooms en otros países como Costa Rica y actualmente está en negociaciones para ingresar a Londres.

“Cada año llegan grandes empresas tanto nacionales como internacionales que me buscan para colaborar, diseñar para ellos o vender en otros países”, dijo.

En México, también ha tenido colaboraciones con diferentes marcas, por ejemplo, BIC, con quien realizó diseños para una edición especial de trajes de baño.

Además de las tiendas, las prendas pueden encontrarse en su página web, donde mensualmente se tienen arriba de 50 ventas, siendo marzo, abril y diciembre las temporadas más altas. Los precios van desde los 800 hasta los 1,200 pesos.

Entre sus objetivos, está la apertura de tiendas físicas en la Ciudad de México, seguir generando empleos como los que ofrece a los operadores de las maquilas, distribuidores y costureros, y sobre todo seguir plasmando su esencia en la mayor cantidad de personas posibles.

“No es un camino fácil, pero mi objetivo es seguir demostrando que en México tenemos excelente calidad y buenos diseños. La gente del mundo debe saber que en nuestro país hay cosas muy padres”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario