Lleva tu pyme a Castilla-La Mancha, España

Se ofrecen diferentes tipos de incentivos en Castilla - La Mancha. Foto: Shutterstock

Pequeñas y medianas empresas (pymes) que planeen expandir su negocio al continente europeo tienen oportunidad en Castilla-La Mancha, comunidad de España que, además de ser popular por ser la tierra del Don Quijote de la Mancha, y es un puente para llegar a otras regiones.

En entrevista con El Economista, Patricia Franco, consejera de Economía, Empresas y Empleo de Castilla-La Mancha, detalló que la región puede posicionarse como un socio estratégico para el mercado mexicano, por ser una región trabajadora e innovadora, así como por las tareas de oportunidad que existen.

“Estoy convencida de que las empresas mexicanas que buscan una entrada hacia Europa para diversificar sus mercados, pueden encontrar buenas alternativas en Castilla-La Mancha”, declaró.

Detalló que la relación entre México y España es de vital importancia para el crecimiento económico de ambos países. Tan sólo en el 2018, México generó un flujo de inversión en España de 626 millones de euros, convirtiéndose en el sexto inversor internacional del país y el segundo fuera de la unión europea, sólo por debajo de Estados Unidos. Esto permitió la generación de más de 45,000 empleos directos.

En tanto, España en México tuvo un flujo de 5,000 millones de euros, posicionándose como el segundo inversor en nuestro país, sumando 6,480 empresas que generan 200,000 empleos directos.

Esta relación, destacó Franco, ha permitido que cerca de 700 empresas mexicanas tengan presencia en España, de las cuales, 10 están en Castilla como Bimbo, Cemex o Gruma, por lo que ahora la misión es seguir atrayendo inversión, pero en particular de las pymes, base de las economías de los países.

Desde el 2015, cuando tomó labores Franco, se han colocado 50 empresas extranjeras, pero desafortunadamente ninguna mexicana.

¿Por qué Castilla?

La consejera explicó que con la globalización de mercados y la capacidad de digitalización de pymes, también tienen oportunidad de comercialización e implantación, especialmente en los sectores energéticos y de nuevas tecnologías.

Otros de los sectores de oportunidad son el aeronáutico (del cual 70% de lo producido se exporta a otros países), logística, medio ambiente y bioeconomía. Asimismo, la región es la primera en energía renovable, la segunda en termosolar y la tercera en eólica.

“Hay mucha capacidad de alta tecnología en México y es lo que buscamos”.

Entre las ventajas de asentarse en Castilla está la proximidad a Madrid, apertura a otras ciudades europeas y a regiones de Sudáfrica; por ser un centro de consumo, tener terreno disponible (30 millones de metros cuadrados) e incentivos, así como la facilidad legal para comenzar operaciones.

En este sentido, Castilla es una región business friendly, ya que tienen políticas que impulsan la actividad empresarial como Plan Adelante, que cuenta con una inversión de 260 millones de euros que comenzará a partir del mes de enero, ley de acompañamiento a las inversiones empresariales estratégicas para comenzar operaciones en el menos tiempo posible, aproximadamente nueve meses en promedio, y que contempla un tutor que ayudará a la gestión de trámites legales, uno de los principales retos de las empresas al llegar a otro país.

Incentivos también tiene enfoque principal en las pymes, quienes generalmente tienen más adversidades de llegar a otras regiones.

“Con ese acompañamiento que hacemos, estamos preparados para que empresas como las mexicanas, teniendo en cuenta los procesos administrativos, puedan implementarse de manera exitosa en la región”, manifestó Franco.

Para dar a conocer los beneficios, Franco, en colaboración con el gobierno regional, realizó una misión comercial de tres días en Ciudad de México y Monterrey, donde atrajeron el interés de 150 empresas para invertir en Castilla-La Mancha.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario