Kanan, el oxímetro que se conecta al celular creado por estudiantes del Tec de Monterrey

Andrea Murillo, Natalia Ramirez y Citlali Maldonado, estudiantes de quinto semestre de PrepaTec. Foto: Especial

Los oxímetros, han sido uno de los aparatos más cotizados en los últimos meses, pues conocer el nivel de oxigenación permite anticiparse y tener a tiempo un tratamiento para el Covid-19.

Sin embargo, Andrea Murillo, Natalia Ramirez y Citlali Maldonado, estudiantes de quinto semestre de PrepaTec, Campus Ciudad de México, decidieron ir más lejos y desarrollar un dispositivo que además de medir la oxigenación mide la frecuencia cardiaca y envía los resultados al celular por medio de bluetooth.

Kanan es un dispositivo que detectar si hay problemas con el nivel de oxígeno del paciente y, de manera automática, enviar una alerta por mensaje de texto al médico tratante o al contacto que se haya elegido; además, muestra los hospitales Covid-19 más cercanos.

“El proyecto en sí era sólo para monitorear las respiraciones para evitar la muerte de cuna, pero nos enfocamos más en la parte que puede monitorear la cantidad de dióxido de carbono que va saliendo y así saber si tienes hipoxia (falta de oxígeno) o no”, explicó Andrea Murillo.

Por su parte, Natalia Ramírez señaló que la meta es poder llevar a los hogares mexicanos el prototipo que tienen para poder salvar vidas, por lo que ya están trabajando para que la aplicación móvil pueda estar lo antes posible en plataformas Android y iOS.

“Mi mayor motivación es que podamos brindar una solución a un tema tan complejo y, al mismo tiempo, poder ayudar a personas con Covid-19 a sobrellevar el padecimiento y aumentar la esperanza de vida”, señaló Citlali Maldonado.

El dispositivo, que recibe el nombre de Kanan y, puede detectar si hay problemas con el nivel de oxígeno del paciente y, de manera automática, enviar una alerta por mensaje de texto al médico tratante o al contacto que se haya elegido; además, muestra los hospitales Covid-19 más cercanos.

Kanan fue creado con apoyo de la profesora Mónica Jiménez y obtuvo el primer lugar como proyecto nacional y uno de los cinco mejores del mundo en el Creativity Marathon.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario