Internet, el profesor para desarrollos contra cáncer

Al estilo Jack Andraka, quien desarrolló un método de detección de cáncer de páncreas, el mexicano Julián Ríos Cantú de 18 años usó el internet como plataforma para buscar información sobre el cáncer de mama y crear biosensores para la detección temprana de esta enfermedad.

Cuando tenía 13 años diagnosticaron por segunda ocasión a su madre con cáncer de mama, una mala detección llevó a que el tumor tuviera casi 6 centímetros, por ello comenzó a investigar sobre el cáncer y el primer lugar al que acudió fue a internet.

“Empiezas con lo más mundano, ¿qué es cáncer?, luego pasas a papers (investigaciones científicas), después a nivel molecular y escalas a ¿qué significa tener cáncer a un nivel químico, molecular, biológico? Una vez que comprendes y sabes qué es la enfermedad, buscas qué inventos hay en el mercado, cuáles han fracasado y cuáles se están desarrollando”, señala en entrevista Julián Ríos.

Así es como llegó a la conclusión de que los biosensores son un buen material para detectar tumores y que no son invasivos porque no emiten radiación ni aprietan el seno.

EVA, es el nombre del dispositivo de detección que es un brassiere con sensores que se colocan sobre la mama y toman la temperatura, analizan y dan un diagnostico en un tiempo aproximado de 60 a 90 minutos por medio de un smarphone o aplicación web.

“El cáncer es una anormalidad de las células, para que esto pase se necesita oxígeno y nutrientes, los cuales son transportados por la sangre. Cuando se tiene un tumor se cuenta con mayor flujo de sangre y temperatura. Los tumores tienen diferentes temperaturas y tamaños, lo que EVA hace es tomar esos parámetros y determinar a qué anomalía se semeja”.

La innovación de EVA está en el algoritmo y uso de inteligencia artificial, con lo cual puede obtenerse información como peso, estatura y que tan propensa en una persona de tener cáncer de mama, incluso comparar resultados y brindar un diagnóstico más certero.

La empresa Higia Technologies, creada por Julián Ríos pretende que esa información no quede guardada, como hasta ahora pasa en los hospitales, sino que la información, que guardará la identidad de los pacientes, llegue a escuelas, hospitales o aseguradoras. Que beneficie la investigación sobre el cáncer de mama, ayude a mejorar EVA y monetizar el desarrollo.

El equipo trabaja en diferentes formas de que el desarrollo llegue a más personas, una de ella es que la mujer adquiera el dispositivo en tiendas de conveniencias como Oxxos o en línea. La idea es que el dispositivo portátil este a la venta para el año 2019. Mientras eso sucede, Julián Ríos y su equipo de trabajo realizan pruebas en clínicas en Pachuca e iniciará en el Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS).

Al respecto del modelo de negocios, el joven habla de la necesidad de ser conformista. “Tenemos un dinero limitado y es para la compañía, no para los socios, nadie toma sueldo, prestaciones y los viajes se los paga cada quien. El emprendimiento no es rentable al corto plazo, hay que planear y esperar”.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez /El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.