Impulso al emprendimiento, en manos de Iniciativa Privada

Luis Aguirre-Torres, fundador de la consultoría GreenMomentum. Foto: Especial

Impulsar el emprendimiento en favor del cuidado del medio ambiente ha sido la directriz de GreenMomentum, consultoría que cuenta con un programa de incubación y aceleración de empresas verdes y el premio Cleantech Challenge México, ahora X Challenge.

La historia de GreenMomentum es un éxito en el mundo del emprendimiento, pues en 10 años de existencia ha apoyado a 6,500 emprendedores, ayudado a generar más de 600 empresas de tecnología limpia, más de 8,000 empleos y más de 500 registros de propiedad intelectual; sin embargo, los inicios no fueron sencillos.

En el 2012, Luis Aguirre-Torres, fundador de la consultoría, prácticamente acampó 12 horas fuera del Banco Mundial hasta que lo recibieron, de ahí salió con 100,000 dólares, que le ayudaron a iniciar su proyecto.

Después, la Organización de las Naciones Unidas le otorgó 50,000 dólares y el gobierno de Estados Unidos otros 100,000 (en el 2011), de ahí lo recomendaron con el presidente y llegó a la Casa Blanca en el 2012. “Nos presentaron ante cerca de 1,000 personas como el tipo de proyecto que realmente logra un cambio social ambiental en un país en desarrollo, nos dieron 1 millón y medio de dólares para que pudiéramos seguir haciendo esto”.

Después, el proyecto formó parte de International Diaspora Engagement Alliance, organización liderada por Hillary Clinton, y en conjunto llevaron el modelo a Irán y el Caribe en el 2013. Ese mismo año, el presidente Barack Obama visitó México y los ganadores de Cleantech Challenge de esa edición desayunaron con el mandatario.

“Parecía que nos volvimos enemigos del Estado, porque trabajábamos demasiado cerca con el gobierno de Estados Unidos (...) Nos costó trabajo que nos apoyaran en México, luego entró Trump y se cortó todo el apoyo al concurso y el apoyo venía solamente de México. Luego hubo un cambio de gobierno mexicano y cambiaron las prioridades, ahora dependemos y trabajamos con la Iniciativa Privada”, dice Aguirre-Torres en charla con El Economista, al presentar a los nueve finalistas del concurso X Challenge 2019, que cuenta con financiamiento privado.

“Este año con el cambio de gobierno y una nueva conciencia colectiva, así como la falta de interés en sustentabilidad que ha sido más evidente, llegamos a un punto de hartazgo y decidimos que lejos de dejar de hacerlo (el concurso de Cleantech Challenge), íbamos a hacerlo más fuerte, con más enjundia y proyecto más ambiciosos”, por eso la iniciática cambió su nombre y ahora no sólo se enfoca a proyectos verdes, sino proyectos que hagan un cambio radical y en economía circular.

El gobierno

Al cuestionarle sobre la desaparición del Instituto Nacional del Emprendedor y con ello el financiamiento para emprendedores e innovación, y que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador aún no ha definido un plan estratégico para esta área, Aguirre-Torres menciona que el panorama no es alentador y que está en manos de la Iniciativa Privada sacar a delante los proyectos de innovación y emprendimiento.

“Yo creo que este gobierno se formó una idea de lo que era México hace mucho tiempo, porque si te das cuenta el discurso no cambió a pesar de las elecciones, yo creo que se formó una idea de un México que ya no existe, honestamente. Entonces, la necesidad de eliminar la corrupción la celebro; sin embargo, el sistema de innovación necesitaba ajustes, pero no necesitaba que lo explotaras y volvieras a diseñar (…) México hizo muchísimos compromisos desde el Acuerdo de París sobre el cambio climático y al final, todas acciones que estamos tomando van a hacer que no lleguemos ni a ese 10% de los compromisos”.

Precisa que “más allá de que este bien o mal el presidente, al menos es una política que creo que ya se vio que no va a funcionar, entonces, la Iniciativa Privada y la sociedad civil pueden tomar las riendas. Lo que necesitamos es que si el gobierno no va ayudar, que no estorbe, ahí es donde tenemos el problema, porque está estorbando, no está dejando que evolucione la industria energética, la industria solar fotovoltaica, todo lo que es la agenda de innovación, todo el sistema nacional de innovación está parado en este momento, están tomando decisiones sin fundamento”.

Y de acuerdo con datos del estudio El Futuro de México: un Hub de Innovación, elaborado por la consultoría Frost & Sullivan, México escaló alrededor de 3 puntos en el Índice Mundial de Innovación entre el 2012 y el 2018; pero la poca inversión en investigación y desarrollo, que ronda menos de 0.5% del Producto Interno Bruto, lo ha hecho quedar rezagado.

“Me da tristeza, a veces siento que lo construido se está derrumbando y eso hace que trabajes más duro y aguantes este periodo, porque es un periodo de tiempo claramente, pero me da miedo que el daño sea irreparable, que la industria energética se mueva completamente, que empecemos a contaminar más que antes y que en realidad la innovación se abandone por completo, entonces, los efectos económicos pueden ser devastadores”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario