Haz del e-commerce el centro de tu negocio

Itzia ganó el concurso Historias que Inspiran. Foto: Cortesía

Itzia Kramsky tenía un sueño: convertirse en la mejor abogada. Por ello, cuando entró a la universidad estudió mucho para obtener unos de los tres primeros promedios de la generación, ya que decían que esos eran los que recibían propuestas de trabajo al salir.

Al terminar sus estudios quedó en segundo lugar, pero para su sorpresa, la oferta que obtuvo no fue la esperada, ya que le ofrecían ser abogada de un pueblo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con un horario de 8 de la mañana a 4 de la tarde de lunes a sábado, sin oportunidades de crecimiento y por 3,800 pesos mensuales, lo que la desanimó.

Año y medio antes de salir, sufrió su primera desilusión cuando trabajó en un Ministerio Público porque le molestaba ver el abuso que ejercían los que tenían poder y además fue víctima de acoso sexual.

Un día, caminando para despejarse de su situación, encontró un letrero de curso para hacer bisutería, empeñó su pulsera de oro y pagó el curso, en el cual aprendió a hacer collares, aretes y anillos de cristal cortado, los cuales comenzó a vender en Internet por medio de su empresa Chiapas Mágico.

“Vendía los productos y me daban ganancias de 7,000 y 8,000 pesos mensuales pero no se vendían tanto. Me puse a pensar qué podía ofrecer de diferente y me di cuenta de lo afortunada que era de ser originaria de San Cristóbal y de las artesanías que hay ahí. Fue entonces que comencé a crear bisutería con ámbar”, dice en entrevista a El Economista.

Al terminar la carrera ejerció, pero con el tiempo la fue dejando de lado para enfocarse en la venta de sus artículos, ahora todos hechos con ámbar, a través de la plataforma de Mercado Libre y en redes sociales.

La reputación en e-commerce

Soñadora y risueña, Itzia narra que su primera venta fue un anillo de plata con ámbar que se ofreció en una subasta por 45 pesos y aunque fue un costo bajo y que incluso la compradora le habló para consultarle si realmente le convenía hacer la venta, ella sabía que era lo mejor porque cuando empezaba a vender en Mercado Libre se evaluaba su reputación a través de las subastas y eso le importaba más que el monto.

La reputación que ganó como vendedora en la plataforma de comercio electrónico le ayudó a crecer y ahora factura más de 100,000 pesos al año (193,327 en el 2017 y 119,664 en lo que va del 2018). Además de la joyería, comenzó a introducir prendas típicas de su natal Chiapas como blusas, rebozos y otros accesorios.

“Yo era mi propia modelo, usaba la joyería y vestía ropa típica. Las personas comenzaban a preguntarme mucho por las prendas, así que decidí incluirlas en la tienda”.

Sus productos ya han llegado a Estados Unidos, Australia, Alemania y Argentina. Su venta más grande fue el 5 de febrero de este año, cuando vendió 16,970 pesos por 63 blusas.

Empresa familiar

En un comienzo, los padres de Itzia no aceptaban que después de tanto esfuerzo por su licenciatura, la dejara por vender joyería, pero tras ver cómo le hacía feliz, lo aceptaron e incluso toda la familia y su esposo pasaron a ser parte de Chiapas Mágico, ya sea empacando los productos, distribuyendo, en la contabilidad o administración.

Además, su empresa le ha dado trabajo a cinco familias mineras y a cerca de 35 bordadoras de la región, a quienes les adquiere las prendas pero no las vende en el estado, ya que busca hacer comercio justo para las mujeres bordadoras.
Historias que inspiran

A 10 años de comenzar Chiapas Mágico, Itzia aún busca crecer y llegar a más personas en el mundo. Por su historia, fue nombrada ganadora del concurso Historias que Inspiran de Mercado Libre, donde obtuvo un premio de 10,000 dólares, así como la oportunidad de representar a México en Argentina el próximo 2 de octubre.

Con el premio, reparará la casa que le heredó su abuelo hace unos meses y la ocupará como taller, ya que por ahora su cuarto cumple con esa función. También será área para exponer artesanías de Chiapas a fin de fomentar el comercio y presumir de la belleza que posee el estado.

Itzia sabe que el camino no es sencillo, pero cuenta con el apoyo de su esposo, quien es su principal motor: familia y abuelo desde el cielo, quien fue una parte importante de su vida y a quien dedica cada triunfo logrado.

“Yo siento mucho amor por mi estado y país y me da orgullo que pueda representar a México en Argentina. Sé que puedo transmitirles el amor y grandeza de nuestras tradiciones y cultura”, finaliza.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario