Harvard anuncia programa de impulso a ecosistemas de innovación en México

Foto: Especial

En México se ha producido un gran aumento de proyectos innovadores que permiten la generación de empresas, algo que ha llamado la atención de diferentes instituciones en el mundo, como es el caso de la Universidad de Harvard quien anunció un programa para impulsar los “ecosistemas de innovación”, las redes de apoyo financiero y técnico que permiten la creación de empresas de alto impacto.

La universidad indicó que el objetivo es trabajar de manera coordinada con autoridades locales, instituciones académicas, inversionistas, sociedad civil, emprendedores y ciudadanos para crear las conexiones que generan el desarrollo de negocios sustentables enfocados a las tecnologías.

La primera fase que comenzará en marzo en el estado de Sonora, aspira a promover cambios en leyes y regulaciones locales para facilitar las inversiones iniciales en un proyecto, limitar los riesgos y multiplicar las posibilidades de éxito de un emprendimiento con beneficios sociales. También se planea el proyecto en Jalisco.

El director de divulgación y estrategia corporativa del Centro de Salud y Medio Ambiente Global de la Universidad de Harvard, Ramón Sánchez, señaló que las empresas de alto impacto del ecosistema de innovación de la ciudad de Boston tienen 80% de sobrevivir tras el primer año.

En cambio, las empresas de alto impacto de América Latina, que son aquellas dedicadas a desarrollar tecnologías de cualquier tipo, tienen un 20% de probabilidad de sobrevivir al año, declaró Sánchez en entrevista con Notimex.

Sánchez, investigador mexicano encargado de implementar los programas de impulso a los "ecosistemas de innovación”, señaló que México lidera la región en este tema, junto a Brasil y Colombia, pero tiene claros rezagos frente a Estados Unidos e Israel.

Las preguntas que debe despejar un ecosistema de innovación, de acuerdo con el investigador, son: dónde y cómo obtener financiamiento, y por cuánto tiempo; cómo proteger la propiedad intelectual y obtener apoyos para construir un prototipo de la tecnología a desarrollar.

Asimismo, deben existir instituciones académicas locales que ofrezcan las carreras adecuadas para la innovación tecnológica, así como incentivos fiscales que fomenten la participación de “inversionistas ángeles” o aquellos que financian un emprendimiento inicial o “start-up” (puesta en marcha).

Por ejemplo, incentivos fiscales en Estados Unidos permiten que uno de estos inversionistas pueda deducir estas inversiones en caso de fracaso de la empresa; en México uno de estos inversionistas pierde todo su capital en caso de que el proyecto colapse.

“El riesgo es más alto en México, donde no existen ciertos tipos de mecanismos fiscales para promover la innovación. A eso nos referimos cuando hablamos de alinear los marcos fiscales, jurídicos, económicos y educativos para que funcione la innovación”, aseguró el investigador.

El programa de Sonora, ofrecido en conjunto con la Universidad de Sonora (Unison) y el organismo civil Sonora.Lab, terminará hacia finales del año.

Para marzo, el programa tendría identificadas las regulaciones locales que deberían modificarse para impulsar el ecosistema de innovación; y para octubre tendrían un diagnóstico sobre el marco regulatorio federal que debería cambiar para favorecer la creación empresarial.

Según Sánchez, alrededor de 40 proyectos viables y con potencial para obtener
financiamiento local, nacional o internacional podrían resultar del programa de Sonora.

En Jalisco, Harvard se asoció con la Universidad de Guadalajara (UdeG) a fin de fortalecer un programa similar de innovación local.

“Otro de los beneficios sociales es que los ecosistemas de innovación reducen de manera drástica el subempleo. Un ingeniero o un médico manejando un taxi es subempleo. Cuando un ecosistema de innovación funciona le das oportunidad a la gente que tiene buenas ideas”, subrayó Sánchez.

CRÉDITO: 
Notimex / Redacción

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.