Grandes empresas requieren impulsar a las pymes

Ternium ayuda a impulsar a sus clientes y proveedores Pymes. Foto EE: Adriana Hernández

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) se enfrentan al desconocimiento del mercado en el que incursionan y cómo operar adecuadamente. La clave para resolverlo está en las empresas ya establecidas, que pueden orientarlas e impulsarlas.

Para José Guadalupe Olvera, responsable del programa Propymes de Ternium, empresa productora de aceros, el apoyo que las empresas grandes pueden dar a las pymes es necesario, ya que además de ayudarlos, ambos obtendrán beneficios y mejor crecimiento. Lo único que se requiere es que los empresarios confíen en ellas.

“En nuestra cadena de valor hemos visto que 85% son pymes, quienes regularmente no tienen planes de negocio y muchas veces no tienen ayuda económica. Vemos como una oportunidad el que empresas eje como nosotros, que ya conocemos el negocio, vinculemos las startups y trabajemos en conjunto”, declaró José Guadalupe en entrevista a El Economista.

Convencido del valor que se puede lograr de estas colaboraciones, Ternium tiene el programa de apoyo Propymes, el cual ayuda a los proveedores y clientes pymes de la compañía a crecer, aportar valor y reducir costos.

El programa, que comenzó en el 2002 en Argentina y que llegó a México hace 11 años, ha impulsado a 667 empresas de los 5,700 clientes y proveedores registrados en Ternium, quienes tienen potencial para desarrollar productos que sustituyan importaciones o desarrollen propuestas con valor agregado, así como de alto impacto.

De igual manera, cuentan con el programa triple hélice, un convenio con universidades, gobierno y empresas con quienes se trabaja para que las empresas que van comenzando crezcan de una mejor forma, sean confiables, se capaciten y tengan mejora continua.

De las 667 que participan en Propymes, 94 han crecido más con triple hélice, lo que representa más de 40 millones de dólares de inversión productiva y 5 millones de dólares de productos de sustitución de importaciones.

“Trabajamos en proyectos de reducción de costos y estamos haciendo que crezcan sus ventas. Nuestra relación de crecimiento es de 5% de las empresas que participan en general en el programa, pero tenemos casos que han logrado hasta 300%”, señaló.

Ejemplo de las empresas apoyadas es una productora de papel para envolver el acero en Monterrey que fue impulsada en el 2007 cuando tenía 27 trabajadores y que hoy cuenta con 700, además de que sustituyó 4.5 millones de dólares que se pagaban por ese producto al importarlo de Estados Unidos. Con ellos hicieron un plan de negocio y financiaron el proyecto. En otros casos, han apoyado implementando tecnología que facilite la producción.

Uno de sus importantes aliados para lograr estos resultados es el Instituto Nacional del Emprendedor, con quien la empresa tiene un convenio de colaboración para presentar proyectos con base en sus convocatorias para ver si son viables. Por esto, en el 2015 y el 2016 apoyaron ocho empresas y se desarrollaron cinco proyectos de inversión productiva cada año.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario