Fomentan emprendimiento para ayudar a expresos

Se busca evitar que vuelvan a delinquir. Foto: Cortesía

Para combatir la inseguridad, una de las claves está en trabajar con los delincuentes y reeducarlos ofreciéndoles opciones, por ejemplo, cómo autoemplearse creando sus propios negocios y dando capacitaciones laborales para que puedan reinsertarse en la sociedad.

En plática con El Economista, Aldo Abaroa, abogado de profesión, reveló que desde que iba a la secundaria y a lo largo de su trayectoria, observaba cómo los jóvenes comenzaban a caer en las redes del crimen y había deficiencias de derechos humanos. Por ello, creó la Asociación Nacional para la Igualdad Masculina y el programa 2da Oportunidad.

“Es un programa de reeducación a jóvenes de 15 a 19 años, les hacemos entender por qué están ahí, eliminamos la defensa de la apología del delito, es decir, que está mejor visto ser de la delincuencia porque da mucho más dinero, a pesar de lo que tengas que hacer y les ayudamos a tener una mejor vida”, explicó.

Asimismo, trabajan con la familia y buscan desaparecer influencias como las pandillas, bandas e incluso muchas veces, los familiares tóxicos. También se ofrecen actividades como futbol, boxeo, artes y rap.

También se busca la reparación del daño de forma directa a través de servir a la patria, por lo que están en pláticas con la Marina y el Ejército para que los acepten con base en seguimiento de dos años, reportes y terapias de que están recuperados.

Reportes del Observatorio Nacional Ciudadano, indican que el primer bimestre del 2019 fue el más violento en la historia contemporánea de México, con 5,803 homicidios dolosos y feminicidios, así como incrementos de violación (8.57%) y extorsión (3.94 por ciento). En el 2018, se registraron 1,421 víctimas de homicidio doloso, de las cuales 69.9% fue con arma de fuego, 14.1% arma blanca y 16.1% con otros elementos. Además, la Ciudad de México ocupó el segundo lugar en el ranking nacional por robo con violencia.

Abaroa mencionó que esta es la primera edición del programa que ya beneficia a 54 jóvenes del centro de readaptación juvenil de San Fernando en la Ciudad de México, quienes han mostrado cambios: mayor concientización, mejor conducta y reducción de violencia. Una ventaja que pueden obtener es la liberación anticipada si se alistan a las Fuerzas Armadas.

En los siguientes meses buscan llegar a mujeres en el Estado de México, y en colaboración con entidades federativas, trasladarlo a toda la República Mexicana.

Los participantes de 2da Oportunidad tienen el compromiso, al año de ingresar, de ayudar a un adolescente en conflicto. Si no se cumple, tendrán una penalidad.

Para fin del 2019, la meta es beneficiar entre 300 y 400 jóvenes, y el siguiente año, cuando se llegue a nivel nacional, alcanzar por lo menos a 3,000.

Unleash

Están surgiendo proyectos de reinserción para expresos, pero muchos desaparecen por la falta de recursos, pues funcionan por donaciones o no se tienen los conocimientos adecuados para rentabilizarlo.

Una forma de ayudar a esto es con programas de aceleración como Unleash, que forma parte de la agencia estadounidense Usaid, Juntos para la Prevención de la Violencia, que en colaboración con New Ventures México, impulsa emprendimientos enfocados en la reinserción social que eviten la delincuencia en el país.

Armando Laborde, socio director de New Ventures, explicó que se puede demostrar que muchas problemáticas sociales pueden resolverse a través de modelos de negocio, sólo hay que repensar cómo generar los productos y servicios.

“En esta problemática de violencia podemos demostrar que si repensáramos estrategias sostenibles y de vinculación comercial, tendríamos buenas empresas con excelentes programas de capacitación, generar productos y servicios que nos hacen falta y evitar la reincidencia al salir de prisión. Sí se puede sin requerir mucho presupuesto”, mencionó.

El programa, lanzado en este año, seleccionó a 12 empresas que ya trabajan con este sector de la población o con una idea lista para lanzarse, quienes reciben, por parte del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas, talleres de marketing, administración, finanzas, costos, expansión, entre otros.

Además, la empresa con el mejor modelo de negocios, desempeño durante el programa y necesidad financiera, obtiene capital semilla de 100,000 pesos que en esta edición obtuvo La Cana, empresa que ayuda a mujeres a reinsertase en sociedad a través del tejido de muñecos.

Otros de los proyectos que participaron fueron Prision Art, proyecto que surgió después de que su creador estuvo un año en prisión sin ser declarado culpable y que vio las carencias de los reos. Al salir, ofreció la oportunidad de crear diseños en bolsas y accesorios para comercializar y de los ingresos obtenidos, 30% destinan a algún miembro de la familia del reo.

También se encontró Reintegra, La Tende Di Cristo, Reinserta, Bolsas Jele, Insade, Laboratorio Social, La Victoria Emergente, CEDAT, México Unido y Supera.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario