Florius, la empresa que antes de abrir se enfrentó a una pandemia y paros nacionales

Julián Pérez, gerente de Florius Colombia. Foto: Elizabeth Meza

Florius, empresa colombiana, superó las adversidades y la pandemia, ahora exporta a nivel internacional.

Pereira, Colombia. La pandemia, el cambio climático y el paro nacional de Colombia detuvieron el lanzamiento de Florius, empresa colombiana, con inversión Holandesa dedicada a la producción de flores de verano. Pero la resiliencia y el buen de manejo de los socios inversores permitieron que la compañía superará las crisis y exportara a nivel mundial.

A inicios del 2020 la empresa comenzó operaciones y la siembra, en el municipio de El Dovio, en el Valle de Cauca en Pereira, pero la pandemia detuvo la producción y se tuvieron que destruir plantas madre.

Fue como habernos estrellado contra la pared a 100 kilómetros por hora, fue un frenon del 100%, pero después de los decretos colombianos (de reactivación), pudimos salir adelante”, comenta en entrevista Julián Pérez, gerente de Florius Colombia.

La pandemia representó un retraso de ocho meses para la empresa, pues no se podía sembrar y como consecuencia no se tenían ingresos, pero si gastos de nómina y procesos, lo único que la mantuvo fue el capital de los inversores de Dubai y Holanda, que apostaron por Colombia.

La filosofía de la empresa se reforzó, debido a que uno de los principios para establecer la empresa en el país era “ayudar a los que más lo necesitaban”, pues la compañía emplea a 260 personas, la mayoría víctimas del narcotráfico y el 75% mujeres; madres solteras y viudas.

Durante la pandemia Florius no recortó personal, trabajo con el 40% durante tres meses, el resto de los colaboradores se fueron de vacaciones y licencias pagadas al 100 por ciento.

“No estábamos preparados para la pandemia, pero si teníamos factores de riesgo que nos ayudaron a ser recipientes”, precisa Julián.

Protestas y cambio climático

El 11 de septiembre se reactivó la producción y para el 25 del mismo mes se realizó la primera exportación, de esa fecha a diciembre del 2020 se vendieron 6.3 millones de tallos y se facturaron 1.7 millones de dólares, este 2021 proyectan una producción de 8.9 millones de tallos.

Las protestas en Colombia este año por las políticas del gobierno colombiano conllevaron el cierre de calles, lo cual complicó el traslado de las flores para su exportación, como solución, Julián busco motos y camiones que le ayudarán a circular y llegar hasta el aeropuerto, donde pidió espacio a aerolínea Avianca para exportar.

El cambio climático también ha sido un reto para la compañía, pues las lluvias no han sido muchas y se han tenido que asumir costos adicionales.

“Lo que tienen que hacer las empresas cuando lleguen este tipo de crisis es tomarse unos días para reflexionar en lo que viene y no en lo que está pasando, porque una cosa es la inmediatez y la necesidad de reaccionar ante la eventualidad, pero tienen que tener la cabeza fría para separarse un poco y mirar qué puede pasar. Teniendo la capacidad de haber imaginado diferentes escenarios puedes navegar más fácil”, recomienda Julián.

La empresa

Florius es filiar de una empresa de Dubai, pero con inversión Holandesa y llegó a Pereira en 2019, luego de un análisis de 59 predios, de los cuales tres cumplían con las características: fertilidad y emplear a víctimas del narcotráfico.

“Estamos ubicados en un valle colgante cerca del territorio de Roldanillo Valle, es una finca de 2,150 hectáreas”.

El proyecto contempla 10 fases, cada una con una inversión de 1.2 millones de dólares y una producción de 250,000 tallos semanales, por cada 10 hectáreas. Se estima tener utilidades dentro de tres o cuatro años.

Actualmente, parte de la producción se queda en Colombia (Medellín y Bogotá), pero otra se va a Estados Unidos, Canadá y Holanda. “Holanda tiene la mayor cooperativa de comercialización de flores y de ahí se va al mundo entero. Nuestras flores llegan a Holanda y de ahí pueden regresar a Colombia, estados Unidos o Asia”, finaliza Julián.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario