Financiamiento de proveedores no salvará a pymes de estrés de liquidez

Las pymes tienen un estrés de liquidez de 32 días. Foto: Especial

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) están en uno de los momentos más críticos de la historia, ya que derivado de la pandemia del Covid-19, sufren un estrés de liquidez de 32 días, es decir, solo cuentan con recursos para mantener sus operaciones por este tiempo, revela el índice de salud financiera de las empresas IQ Fundary.

Ante esto, muchas pymes han recurrido a buscar financiamientos por diversas vías, siendo el preferido el de proveedores. Muestra de ello es que 61% de pymes recibieron este financiamiento proveedores, mientras que 26.2% usó créditos de banca comercial, revela la encuesta Trimestral de Evolución del Financiamiento a las Empresas, elaborado por el Banco de México.

Sin embargo, Drip Capital, fintech especializada en financiamiento a exportadores e importadores, considera que aunque esta práctica es muy común y buena alternativa para acceder a términos de pago de entre 30 y hasta 90 días, no permitirá a as pymes resolver sus problemas de liquidez.

“En momentos de incertidumbre económica como el actual, las necesidades de capital de trabajo son mayores: contar con liquidez es crítico, pues puede ser decisivo para garantizar finanzas sanas y no caer en insolvencia”, comenta Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México.

En este sentido, IQ Fundary indica que la liquidez de las pymes se compone de la rotación de su cartera, es decir del plazo que tardan en cobrar a sus clientes, que en este 2021 asciende a 26 días, y del plazo de sus cuentas por pagar, que en este año disminuyó a seis días. Las pymes están tardando cada vez más en cobrar y tienen que pagar sus cuentas en un menor tiempo.

“Afortunadamente, el sector fintech ha contribuido enormemente a que las empresas tengan un acceso más ágil y simplificado a esquemas eficientes de financiamiento, ya sean empresas grandes o pymes”, destacó Montaño.

Añadió que modelos como el factoraje pueden ayudar a las empresas a tener operaciones más sostenibles y adquirir liquidez en el corto plazo, sin implicar deuda o requerir colateral como garantía.

Opciones de financiamiento

Montaño explicó que el financiamiento a través de proveedores es un acuerdo que se realiza entre las empresas para definir pagos con condiciones favorables para ambos. Sin embargo, en el contexto de la crisis que se prolonga por la pandemia y la escasez, todas las empresas han priorizado la liquidez, lo que puede incidir en los términos de pago.

Por ello, el financiamiento de cuentas por cobrar, así como el de cuentas por pagar (factoraje inverso) pueden ayudar a exportadores e importadores, respectivamente, a no comprometer sus flujos de efectivo y darles espacio para sobrellevar la crisis con estabilidad.

Por otro lado, los grandes compradores también pueden garantizar la eficiencia de su cadena de suministro ante los retos financieros de la crisis al crear programas de financiamiento para sus proveedores.

"En este contexto, recurrir a financiamiento y ofrecer alternativas a tu misma red de proveedores no solo es una manera de lidiar con momentos complicados del mercado, sino también es un paso estratégico para ser más competitivos", concluyó Montaño.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario