De estiércol de vaca a crear gas natural

El sistema ha mitigado 314,000 toneladas de metano y CO2. Foto: Especial

Los biodigestores de Sistema.bio transforman los desechos de vacas y cerdos, en biogás y biofertilizante

Son casi las 9 de la mañana y Don Amado Colín comienza a preparar el “atole”, una mezcla de estiércol de sus vacas más 300 litros de agua que extraen del pozo, para así crear gas natural que ocuparán para la producción de queso y requesón que venderán en los tianguis del municipio de Almoloya de Juárez, Estado de México. Sí, lo que las vacas desecharon, hoy lo ocupan para hacer gas en su propio patio.

Don Amado ha dedicado toda su vida a la producción de queso y requesón en su granja lechera, la que trabaja con sus hijos y esposa, y siempre usaba gas LP, pero desde hace dos años, sus vacas le ayudan a crear gas con su estiércol que se procesa en un biogestor creado por Sistema.bio, empresa mexicana que genera tecnología limpia.

“Ya no compramos gas, lo estamos produciendo aquí y nos ha dado buen resultado. Es un buen ahorro de dinero hacerlo aquí en casa”, refirió Don Amado, durante el recorrido a su granja.

Detalló, en compañía de sus hijos, que una vez que preparan “el atole”, lo vacían a la bolsa donde las bacterias del estómago de las vacas, convierten los desechos en gas metano que genera el biogás, cuyo proceso tarda un día.

Para hacer sus quesos y requesón, la familia Colín necesita cocinar más de 100 litros de leche al día, lo que en gas LP era un gasto de 2,300 pesos al mes por tanques de 100 a 120 kilogramos, sumando el que utilizaban en la cocina que era de 15 litros.

Además, el residuo de estiércol que deja el biodigestor, se transforma en biofertilizante para los campos, ahorrando así la compra de fertilizantes químicos, cuyo costo ronda los 1,500 pesos por un bulto de 50 kilos. En 2021, refiere la familia Colín, el costo era de 500 pesos por el mismo pesaje.

Sistema.bio

Así como la familia Colín, familias han incorporado el biodigestor a sus granjas y centros de trabajo, haciendo uso únicamente de estiércol de vacas, cerdos e incluso conejos, pues todo desecho por más pequeño que parezca, ayuda a la generación del gas y también combate las emisiones de gas metano y CO2, causantes del efecto invernadero.

Xunaxi Cruz, directora de comunicaciones de Sistema.bio, indicó que si bien esta tecnología ya existía, los fundadores de la empresa: Alex Eaton y Camilo Pagés, lo adaptaron a las necesidades de los agricultores, innovando en los materiales y capacitando sobre su uso. Esto, ha permitido mitigar 314,000 toneladas de metano y CO2, que contribuirían al calentamiento global.

“Nuestra prioridad son los agricultores, a quienes consideramos héroes, los más ricos que existen pero los más rezagados en tecnología. Hay formas de lograrlo y es ahí donde decidimos incidir con nuestra tecnología”, dijo.

Sistema.bio nació en 2009 bajo el nombre de Sistema Biobolsa y actualmente tiene 30,000 sistemas instalados en 30 países y cuenta con centros regionales en México, Kenia y Colombia, así como presencia en Nepal, Bangladesh, Filipinas y Japón.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario