EnvíoDivino, el Uber de las flores

Foto: Cortesía

En el mundo de las flores, la fecha en la que más se venden es el Día de las Madres, seguida del 14 de febrero. La producción sube hasta 20 veces, y, para abastecer todos los pedidos, la plataforma EnvíoDivino, que vende flores en línea, creó su propio sistema de envíos.

“Si normalmente se vende una, el Día de las Madres se venden 20, ello representa un reto logístico y operacional”, menciona Iván Ariza, fundador y director de EnvíoDivino.

La gran demanda que tiene la empresa el 10 de mayo obligó a Iván Ariza y su equipo de trabajo a enfocarse en el tema logístico hace dos años, porque era imposible crecer 20 veces más sólo para un día.

“La gente busca que lleguen las flores frescas y en el horario que indican, para lograrlo uberizamos el sistema. Desarrollamos una nueva compañía que se especializa en tener una flota en nube: motos, camiones, automóviles o bicicletas que se puedan utilizar cuando ellos quieran”.

La compañía, que nació de la mano de EnvíoDivino, ha permitido que mandar flores sea rápido y eficiente porque cuenta con un mundo de mensajeros, a los cuales, cuando se les necesita, se les llama y hacen la entrega.

Todo esto conectado con el cliente, que, al comprar, puede ver el trayecto de su pedido en tiempo real.

Otro tema importante para el envío de flores es la operación, pues se dedica 80% de los recursos a este rubro, a fin de cubrir todos los estándares cuando se tiene un pedido. Es decir, la empresa se prepara todo el año para ofrecer un servicio rápido y de calidad.

La empresa se consolida como la segunda marca más grande de envío de flores y su objetivo es competir con el número uno y alcanzarlo en los próximos dos años.

Además, Iván Ariza dice que la startup busca recibir una inversión de serie A de varios millones de dólares para continuar su crecimiento. “Nos vamos a enfocar en un buen diseño, a un buen precio, entregado en un tiempo exacto. Lograrlo suena fácil pero en la práctica se necesita una estructura fuerte que te haga lo suficientemente robusto para competir en tiempo”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario