Encuentran en semilla Moringa una alternativa para tratar agua doméstica

El agua puede emplearse para actividades de limpieza o riego. Foto: Especial

En la búsqueda de encontrar una solución para darle un nuevo uso al agua residual doméstica, Francisco Gamaliel Hernández Gama, estudiante de la carrera de Químico Farmacéutico Biotecnólogo, de la Universidad del Valle de México Campus Lomas Verdes, descubrió desde hace dos años que la semilla Moringa oleífera es una alternativa eficaz.

La semilla es originaria de la India y crece en África, en zonas de precaria situación económica y donde la contaminación del agua es extremadamente elevada; en México se produce en árboles de haciendas en Michoacán, Yucatán, Chiapas y Oaxaca.

El estudiante explicó que el agua tratada, si bien no es potable y no puede emplearse para consumo humano, puede usarse para riego o funciones de limpieza, por ejemplo.

Detalló que la semilla ha sido probada y posee la capacidad de flocular y coagular materia del agua residual. La floculación es un proceso químico mediante el cual, con la adición de sustancias denominadas floculantes, se aglutinan las sustancias coloidales presentes en el agua, facilitando de esta forma su decantación y posterior filtrado. Es un paso del proceso de potabilización de aguas de origen superficial y del tratamiento de aguas servidas domésticas, industriales y de la minería.

El proyecto analiza el efecto de la Moringa en formulaciones de agua residual preparadas sintéticamente, representativas de algunos residuos acuosos de origen antropogénico (origen doméstico, municipal y rica en nitrógeno), exponiéndose con la semilla para determinar el tipo de agua con mayor viabilidad de floculación-coagulación.

El proceso

Francisco señaló que el proyecto consiste en probar el efecto de la Moringa en tres tipos de agua residual: la doméstica, que es la más limpia a tratar; el agua municipal, la que se vierte a un contenedor y ya incluye la de origen doméstico, contiene un porcentaje de agua industrial, de lluvia, incluso residuos de los baños, hidrocarburos, aceites; y, la rica en nitrógeno, que podría ser aquella que se desecha de los acuarios, zoológicos o agua a grado farmacéutico; incluso los desechos de orina pueden ser ricos en nitrógeno.

En los tres tipos de agua residual se midió el pH, la temperatura y la densidad. Una vez tratada con la Moringa, el agua se expuso a 40 grados y a 10 grados centígrados. A 10 grados centígrados se observa una nata, debido a la formación de grasas; mientras que a 40 grados centígrados se generó una fermentación a causa de que la Moringa oleífera también tiene propiedades antimicrobianas, lo que aparte de flocular la materia inorgánica y sales, también erradica algunas bacterias del agua.

El agua de origen doméstico fue la que presentó un resultado más viable, por ello se considera que es la alternativa para tratamiento.

“La idea del proyecto es poder estudiar estos tres tipos de agua ver cómo la Moringa puede llegar a lograr la limpieza del agua, que sea viable para regado de plantas y para uso doméstico, no para que la persona consuma” comentó Francisco.

El proceso utilizado inició con un pretratamiento de separación de materia; seguido de un tratamiento primario y secundario que se enfoca en el tratamiento microbiológico y condiciones anaeróbicas para erradicar la contaminación por microorganismos.

La cuarta fase del proceso es el tratamiento terciario, el destino del agua para siembra, las farmacéuticas que incluso estas ya tienen tratadoras de agua particulares o para el consumo humano; a través una hélice que se agita a 150 revoluciones por minuto, se pudo observar que el agua contaminada originalmente, se clarifica.

El resultado fue que 0.1 gramos de la semilla Moringa oleífera fue suficiente para obtener la actividad óptima de floculación-coagulación en agua de origen doméstico, seguido del agua municipal y rica en nitrógeno, debido a la cantidad de componentes que este tiene; “de ahí que la semilla Moringa se puede utilizar como posible alternativa para tratar agua residual de origen doméstico”, concluyó.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario