Empresas dan nueva vida al agua

Reducen la contaminación de botellas y el costo de purificar. Foto: Shutterstock

El agua es de los recursos naturales más valiosos pero que desafortunadamente se está agotando. Para el 2030, la demanda global de agua potable sobrepasará el suministro en 40%, lo que a su vez provocará que al menos 11 ciudades se queden sin este líquido, revelan datos de la Organización Mundial de la Salud.

En la Ciudad de México, uno de cada cinco habitantes recibe sólo unas horas de agua de la llave y 20% tienen corriente una parte del día. En promedio, la ciudad importa hasta 40% del agua, pero no tiene infraestructura para reciclar la desperdiciada.

Ante esto, se han buscado estrategias para dar al agua usada una nueva vida como es el caso de David Mackay, quien hace cinco años cofundó Ozono Polaris, empresa que sanitiza el agua con tecnología de retrolavado de carbón activado con ozono.

En entrevista a El Economista, el cofundador explicó que normalmente se sanitiza con vapor, proceso que demora 24 horas para controlar el crecimiento de bacterias que surgen por el carbón, que si bien en algunos casos resultan benéficas, no lo son para envasar el agua. Esta técnica se hace cada dos o tres días, pero las bacterias no logran ser contenidas.

Para resolverlo, probaron sanitizando el carbón con ozono, primer sistema registrado en el 2016 y ahora están patentando otro de vaivén cuya característica es la poca agua utilizada, además que el filtro se sanitiza en sólo dos horas y permite alargar la vida del carbón al doble o hasta cinco veces. Por ello, fue finalista en Aquatech Latam Award 2018.

La tecnología tiene el objetivo de llegar a las empresas para que éstas desperdicien menos agua y purifiquen a menor costo, así como a los municipios para la población. El costo de la instalación puede ir desde los 100,000 dólares con un tiempo de recuperación de inversión de tres años, aunque dependerá del uso.

Con su primera patente han colaborado con empresas transnacionales como Femsa, Pepsi, Omnilife y Bonafont, por mencionar algunas.

Vesibox

Alejo Segura, CEO de Vesibox, también busca dar agua purificada, eliminar el uso de botellas y garrafones, y, mejorar la salud.

Declaró que además de la esca+sez de agua, hay otro problema: la acumulación de bacterias en botellas y garrafones. Una investigación de la organización de periodismo Orb Media reveló que de 250 botellas examinadas, había 10 partículas de plástico por cada litro de 11 marcas nacionales e internacionales.

La tecnología de Alejo se conecta a la red de agua potable, para recibir el líquido y a través de descargas eléctricas e inyección de ozono, purificarla hasta subir su PH a cinco puntos, convirtiéndola en alcalina y dándole 80% más de oxígeno.

El ozono y oxigenación importan, indicó, porque eliminan la acidez, la cual genera diferentes enfermedades porque debilita el sistema inmune.

“Con un solo sistema abarcamos la purificación de agua, desinfección de alimentos, superficies, y del aire, ya que se puede purificar un área de hasta 50 metros cuadrados”, dijo.

El sistema está en hoteles, restaurantes, hogares y oficinas. A la fecha, han eliminado 50 millones de botellas por la instalación de 8,000 equipos de los dos modelos que manejan, los cuales tienen un tiempo de vida entre cinco y 10 años. Sus costos van de los 21,000 a 24,500 con un retorno de inversión de cuatro a 10 meses.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario