Emprendedores sanos crean negocios exitosos

El bienestar es el ingrediente base. Foto: Shutterstock

Un emprendedor exitoso es aquel que sabe potenciar su negocio y que ofrece bienestar, además de que también se ocupa de su salud personal. El problema es que no siempre se hace lo último.

Para Bill Drayton, fundador y presidente de Ashoka, organización que impulsa emprendedores sociales del mundo, alguien con un sueño, que arma su equipo y cambia su mundo, tiene el poder de expresar amor y respeto.

“Eso está en el corazón de la salud, la longevidad y la felicidad”, escribe en la página de la organización.

Por ello, ahora la organización se enfoca en que los emprendedores no lo olviden o de lo contrario no tendrán éxito.

En entrevista con El Economista, María José Céspedes Pesqueira, directora general de Ashoka México, explicó que su misión es ayudar a los emprendedores sociales a tener impacto, dándoles herramientas de liderazgo y crecimiento, pero sobre todo a entender la necesidad de tener bienestar desde nivel personal.

Para ello, por séptima ocasión la asociación llevó a cabo un bootcamp en colaboración con American Express, donde los participantes aprendieron a desarrollar habilidades para hacer crecer sus proyectos, pero que, por primera vez, se enfocó en el emprendimiento con bienestar.

En este sentido, Víctor Berrueta, presidente de Grupo Interdisciplinario de Tecnología Rural Apropiada (Gira), consideró que una situación muy común en los emprendedores sociales es que se concentran tanto en las causas y en ayudar a otros que se olvidan de sí mismos.

Dar bienestar y ofrecer una mejor calidad de vida, así como preocuparse por el medio ambiente, fue su motivación para emprender a través de estufas ecológicas de leña como la Patsari, patentada por Gira, que surgió a partir de un modelo originario de Guatemala y que contó con la colaboración de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Gira ha logrado entregar más de 300,000 estufas en el país a través de los aliados que se dedican a la instalación. Con ello ayudan a reducir enfermedades en las comunidades que aún cocinan con leña y a bajar los índices de contaminación.

Víctor confiesa que el camino ha tenido múltiples altibajos, pero el mayor error ha sido no dedicar tiempo para su salud emocional, así como sus colaboradores.

En una situación similar está ­Itzel Suárez, presidente de Grupo Murlota que se dedica a empoderar a mujeres a través de granjas de gallinas, en donde se encargan de la producción y crianza de huevos.

Así, brinda bienestar a las mujeres, pero como emprendedora, confesó, es difícil darse cuenta de que se carece de ello. Se tiene la satisfacción de hacerlo bien, pero no se analiza la salud emocional y es que “si no estás bien contigo, el negocio no tiene éxito”.

Para Itzel lo más difícil es que los emprendedores tienen problemas para pensar en ellos mismos porque su naturaleza es cuidar a los demás, dejándose de lado. Por ello, Gira busca implementar la cultura en la organización y también a través del negocio con sus clientes, dar mayor valor. “Lo más importante es estar bien contigo mismo porque no encontrarás a alguien como tú”, ­afirmó Itzel.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario