Emprendedores cuidan salud de intolerantes a la lactosa

Foto: Cortesía

Una amistad de ocho años llevó a tres emprendedores a crear Heartbest Foods, empresa que elabora queso y leche a partir de plantas, como chícharo, amaranto y arroz, que pueden ser consumidos por personas intolerantes a la lactosa o con alergias a proteínas o alimentos.

Aldo González, Everhard Ortega y Eduardo Centeno se conocieron cuando eran estudiantes del Tecnológico de Monterrey y aunque estaban en distintas áreas coincidieron en que carecían de alimentos sin lactosa, que además tuvieran el mismo sabor y consistencia natural, ya que en México una de cada tres personas es intolerante a la lactosa.

“La idea era crear productos a partir de plantas, pero no fomentar un veganismo, sino como alternativa saludable, ahí identificamos que en México los principales problemas son las intolerancias y las alergias”, dice Aldo González en ­entrevista para El Economista.

Relata que hace año y medio empezaron a producir 500 quesos ­mozzarella y cheddar, pero la aceptación ha sido tal que Heartbest Foods cerró el 2017 con una facturación de 8 millones de pesos y una fabricación de 40,000 a 60,000 quesos al mes.

Hoy la compañía, originaria de San Luis Potosí, tiene ocho productos, entre los que están el queso asadero-chipotle, chihuahua y leche.

Además, está presente en retail. Primero llegaron a Chedraui, donde suman 18 puntos, después a Costco, que los posicionó en todo el país y este año a la Comercial Mexicana Fresco, con 200 puntos de venta.

“Sabemos que hay lugares donde las cadenas no tienen tiendas físicas, por ello lanzamos el programa Partners by Heartbest, donde vendemos en línea, lo cual logramos con un mecanismo que mantiene en refrigeración el producto, haciendo posible enviarlo desde San Luis Potosí, hasta Los Cabos o Cozumel”.

Heartbest Foods busca cerrar el 2018 con 50 millones de pesos, pasar a una producción de 200,000 quesos y abrir de 350 a 400 puntos de ventas. También lanzará en tres meses snacks y a medio año huevo y remplazo de carne. “La idea es que puedas tener un día completo vegano”.


Alimentos tecnológicos

Para desarrollar los productos, los emprendedores se acercaron con investigadores y crearon quesos con las mismas características: textura, sabor y forma de fundir que los de origen animal, los cuales pueden consumir personas intolerantes a la lactosa, con diabetes o hipertensión.

“Estábamos seguros de que los consumidores querían un producto que no tuviera lactosa y que fuera bajo en calorías, entonces adaptamos la innovación para crear un producto delicioso. Todo ha sido un proceso que impacta positivamente en la vida de las personas a través de la alimentación, y sobre todo romper la idea del veganismo”, detallan.

La tecnología tiene patentes y certificados Halal y kosher y están avalados ante Cofepris y la Administración de Alimentos y Medicamentos.

La clave, escuchar a clientes

La elaboración de nuevos productos y el crecimiento que han tenido se debe a que han escuchado a los clientes. Por redes sociales y partners han conocido sus gustos y necesidades, resultado de ello es la leche de chícharo y amaranto.

“El mercado nos pedía una alternativa de leche, pero con los nutrientes necesarios: calcio, vitaminas, proteínas (30 gramos), lo mismo que tiene la leche entera de vaca, pero sin los alérgicos, como soya, lactosa, almendras o nueces”, expresó.

Por su éxito, Google los seleccionó como parte del programa de incubación para lanzar una campaña a nivel nacional y conseguir un impacto de 35 a 40 millones de personas. “Lo que hubiéramos tardado dos años, se hará en tres meses”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.